Samanta Villar entra otra vez en la vida de los famosos

  • Cuatro estrena hoy la segunda temporada de 'Conexión Samanta', un espacio que no sólo mostrará el día a día de rostros conocidos sino también el de personas anónimas

Samanta Villar regresa esta noche a la parrilla de Cuatro para zambullirse de nuevo en la vida de los famosos. Aunque en esta segunda temporada Conexión Samanta no sólo se adentrará en la vida de las celebritys sino que acompañará también en su día a día a personas anónimas. Y es que, según indica la reportera, en esta ocasión "daremos importancia a personas que no son famosas pero que, por sus circunstancias personales, sí llegan a ser extraordinarias". En este grupo se abre un amplio abanico en el se incluyen desde los enfermos con sensibilidad química múltiple, a los católicos gays o los fans que no dudan en cruzarse media España para seguir de cerca a su ídolo. "Nos interesamos por su forma de vida, construimos su día a día y terminamos el reportaje acompañándolo a una cita en la que el protagonista lanza un mensaje que reivindica el colectivo al que representa", explica.

Con esta novedad, Conexión Samanta da un giro que no hace sino acercar a la reportera a sus orígenes en Cuatro. "Es cierto que con la incorporación de estas personas anónimas el programa se acerca más a la temática social de otros programas en los que he participado, como 21 días, aunque lo cierto es que esta incorporación era de justicia. El cambio surgió como respuesta a una inquietud del equipo. Queríamos dar el mismo tratamiento y la misma importancia a los famosos que a las personas que no lo son. Nos veíamos obligados a darle la misma categoría a aquellos que, por sus circunstancias personales, llevan una vida extraordinaria y tratar así temas sociales que la audiencia debe conocer", manifiesta.

Los primeros anónimos que abren las puertas de su casa al programa que produce Boca a Boca son dos homosexuales cuya forma de vida, a pesar de estar reprobada por la Iglesia, no constituye una barrera para expresar su fe en uno de los momentos del año más importantes para los católicos: la Semana Santa.

Por su parte, Fran Yeste, el ex-jugador del Atlético de Bilbao, será el primer famoso que deje entrar a Samanta Villar y a las cámaras de Cuatro en su día a día. Y es que la periodista se encuentra actualmente en Dubai para acompañar al deportista en los días previos a la llegada de Diego Armando Maradona, nuevo entrenador del equipo Al Wasl, donde juega el futbolista vasco.

Para Samanta Villar las diferencias entre los famosos y los anónimos son escasas. "No creas que hay tantas diferencias a la hora de plantear el reportaje. Quizá lo más llamativo es que a los famosos les cuesta comportarse con naturalidad y, al principio, se muestran como si estuvieran haciendo una entrevista. Les cuesta aceptar que no se trata de eso sino de una conversación. En ocasiones también encuentras a personajes que ponen coto a determinados temas", dice al tiempo que recuerda el mal rato que pasó con Miguel Bosé, que la dejó sola en mitad de una conversación porque se adentró en temas personales. "Tanto yo como el resto del equipo nos quedamos de piedra con su arranque de mala leche", recuerda.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios