Zapatos de Prada en el instituto

  • Un repaso a los 'looks' inaccesibles de los personajes de las series de televisión

Será que con esto de la crisis estamos más atentos a lo que gastamos y gastan los demás. Pecamos a la hora de juzgar a los demás. Pero revisando los estilismos en las series de televisión, se plantean ciertas dudas. ¿Nadie se preocupa por las pintas que llevan los personajes de las series? ¿El adolescente americano de verdad va a clase como si fuera a una fiesta de gala? Cosas de la tele.

Páginas webs como El armario de la tele ponen a disposición del usuario aquellos modelitos que han aparecido en las producciones de televisión nacional. Pero cuando nos adentramos en esa web dispuestos a comprar esa sudadera tan chula que vimos en Física o Química, resulta que cuesta unos 40 euros. Muchas veces estos precios distan mucho del nivel adquisitivo del personaje. Kurt en Glee por ejemplo, puede aparecer con una chaqueta de 300 euros o con una bandolera de Marc Jacobs de más de 200 euros y resulta que su padre es mecánico. O el taller es en realidad una tapadera, o nos están tomando el pelo como tontos.

En One Tree Hill, Haley aparecía en las primeras temporadas con una ropa poco atractiva, algo lógico debido a que su personaje tenía problemas económicos y trabajaba después de las clases para poder mantenerse. O a lo mejor necesitaba ese dinero para pagarse los cutre modelitos, porque a pesar de que sus ponchos causaban daño a la vista, muchas veces superaban los 100 euros.

¿O qué me dicen de la niña de Los Protegidos con unos auriculares de 30 euros? Hasta hace poco a esa edad los auriculares eran o los que nos daban en el tren o los más baratos del chino. Pero la tele nos mete estos productos por los ojos, nos hace creer que nos los podemos permitir y cuando llegamos al precio ya tenemos un deseo tan enorme de poseerlo que poco puede llorar nuestra cartera para que no la dejemos desnuda.

Por suerte o por desgracia, hemos podido comprobar en programas reality de cadenas como MTV que en realidad el adolescente suele ir al instituto con unos vaqueros y una camiseta. La diferencia entre los populares y perdedores no suele recaer en el vestuario. Series como 90210 pueden excusarse en que su serie va de ricos, pero a veces ponemos en duda que la realidad sea así y que las Naomis del mundo real malgasten la ropa de diseño sentadas detrás de un pupitre.

Quizás estas producciones tendrían que tener más en cuenta el perfil del personaje a la hora de elegir el vestuario. Ya no vale mirar la faceta artística y que si a Rachel de Glee le quedan muy bien bien los vestidos babydoll o los zapatos de charol. También hay que tener en cuenta si es creíble que este personaje que se queja de no tener dinero para pagarse los estudios, se gaste unos en unos Prada de más de 500 euros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios