30 años del Pirulí

  • Torrespaña se inauguró en vísperas del Mundial 82 como emblema de la modernidad de la joven España democrática

Comentarios 1

Se levanta 220 metros del suelo, que aumenta a 232 con la antena. Era el edificio más alto de España hasta la llegada de las Torres Kio, el estirón de Benidorm y del skyline madrileño en general. Es un símbolo de Madrid y fue estandarte de RTVE durante mucho tiempo. Se inauguró tal día como hoy hace 30 años, como emblema de una España que presentaba sus credenciales de país desarrollado con el Mundial de fútbol de triste recuerdo deportivo para la actual campeona. Junto a Naranjito, Torrespaña, es decir, el Pirulí, como se llamó popularmente desde que fue planeado, se convirtió en el símbolo del risueño año 1982, la representación de un joven país democrático que así abría las puertas a todo el mundo.

Se concibió como símbolo pero sobre todo como herramienta para garantizar la cobertura internacional del torneo futbolístico que comenzaba a adquirir el rango 'universal' que ostenta. El mundial español ampliaba su participación a 24 selecciones, con 17 estadios y 14 sedes (incluidas las andaluzas Sevilla y Málaga); es decir, todo un hito para su tiempo. En España entonces no funcionaban aún ni siquiera las cadenas autonómicas, así que este Mundial de fútbol que al final alzó Italia para alegría del anciano Sandro Pertini fue el gran momento de la TVE del monopolio. Técnicamente se saldó con nota por los elogios internacionales sobre la realización de las retransmisiones y dio impulso a las aspiraciones olímpicas.

Torrespaña quedó como legado de aquel verano futbolero tan caluroso. La torre, a cargo de Agroman y Dragados, comenzó a construirse poco días antes del 23F, el 17 de febrero de 1981, y se concluyó en tiempo récord, en marzo de 1982. Tras el equipamiento, los Reyes inauguraron el Pirulí (desde donde "se ve el país", como cantaba Víctor Manuel) el 7 de junio de 1982, en vísperas de la inauguración del Mundial que arrancó en Barcelona. El arquitecto fue Emilio Fernández Martínez de Velasco, curiosidad de empollones.

La que fuera torre emisora exclusiva de RTVE en la actualidad es un centro de Abertis Telecom, la empresa (que también se dedica a las autopistas) que explota la distribución de la señal de la TDT. Es el centro neurálgico de las señales y directamente sirve la conexión a 5 millones de usuarios. El Pirulí es la hermana mayor de todas las antenas españolas, de los 3.000 centros emisores repartidos por todo el mapa. En 1989 había pasado a Retevisión, empresa creada para la explotación del espacio radioeléctrico televisivo, para pasar a 2003 a Abertis. Hasta la fundación de Retevisión, con vistas a la difusión de la señal de las cadenas privadas, la red técnica nacional dependía directamente de RTVE.

Desde Torrespaña se difunde ahora la señal de los nueve múltiplex nacionales de TDT, con la señal de 43 canales, más los tres múltiplex de radio, con quince emisoras, además de ser un soporte fundamente para la llamada "Televisión Conectada", en el que los contenidos audiovisuales de internet pasan también a los monitores de la TDT. Una oferta que hace 30 años era una absoluta quimera para 38 millones de españoles que sólo sintonizaban dos canales, con menos de 16 horas diarias de programación. Hace tres decenios la vanguardia doméstica era el televisor en color y, sobre todo, la emergente introducción del vídeo, con dos sistemas mayoritarios, VHS y Beta. El segundo caería poco después en la batalla hasta la aparición a mediados de los 90 del dvd, el que se zampó al videocasette.

Abertis recuerda en esta conmemoración que desde Torrespaña se ha garantizado la cobertura de todos los acontecimientos de primer orden acaecidos en España durante estos 30 años. Y ha sido el mascarón de proa de la implantación de la TDT que de forma pionera se culminaba hace dos años. Su iluminación especial también ha celebrado acontecimientos vividos en Madrid y momentos especiales para RTVE como su medio siglo de emisiones (en la foto) en 2006. Aunque la corporación pública ya no gestiona la torre, a su alrededor se encuentran los edificios que dan cabida a los Servicios Informativos.

Se presienten muchos cambios en el suelo de Torrespaña con la llegada del futuro presidente, Leopoldo González-Echenique. El director de Informativos de TVE, Fran Llorente, tiene los días contados. Desde hace ocho años vislumbraba la mole desde su despacho. De esa torre vigía del desarrollo de España que cumple tres decenios con todo el futuro por delante. Desde Naranjito al apagón analógico, desde el Pirulí se ve el país... y lo que queda de él.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios