Las cadenas han dedicado 1.400 millones a películas

  • Las televisiones destinan el 5% de sus ingresos a producir cine, en una cuestionada medida

Las cadenas españolas han destinado 1.376 millones de euros en financiar cine europeo y español desde que en 1999, se introdujo la obligación de destinar el 5 por ciento de sus ingresos a financiar producción (cantidad que se elevó en un 8,2% en 2009). La cifra está recogida oficialmente en el informe general de la Comisión Interministerial de Seguimiento. La obligación de producir cine es una de las medidas cuestionadas por las cadenas privadas, en las obligaciones que impone el Gobierno como concesionarias de las licencias audiovisuales. Los canales privados, englobados en UTECA, llegaron a presentar una demanda ante el Tribunal Supremo sobre esta medida.

El informe contempla que de los 1.376 millones destinados a esas inversiones más de un 71% (980 millones) fueron a parar a películas españolas. El Gobierno insiste en que esta "inversión de los operadores en cine español es un elemento prioritario para el mantenimiento de la competitividad de una actividad de alto riesgo económico". El informe señala a su vez que la inversión que realizan las televisiones supone el 11% del coste total de producción cinematográfica española.

En el año 2009, último ejercicio del que se disponen cifras, los siete operadores de televisión que emiten a nivel nacional, Antena 3, Telecinco, TVE, Sogecable (ahora Prisa TV), Sony, Cableuropa y Cosmopolitan destinaron con más de 109 millones de euros a la financiación anticipada de largometrajes y cortometrajes y películas para televisión, con un montante de 8 millones más de lo que estaban obligados. De esa cantidad más de 89 millones se destinaron a obra audiovisual española en general, 28 millones más de lo que estaban obligados. Limitando la inversión a las películas españolas, el gasto de las cadenas en cine nacional fue de más de 58,8 millones en 2009. A ello hay que sumar las autonómicas. La última en incorporarse a la contribución fue La Sexta. La norma gubernamental obliga a los operadores que incluyan en su programación largometrajes de producción actual (con una antigüedad menor de siete años), como compensación, a aportar el 5% de sus ingresos a la financiación anticipada de obra audiovisual europea. Los dos tercios de esa contribución debe ser destinado a financiar obras en cualquiera de las lenguas de España. Es decir, las cadenas están obligadas a financiar cine si programan películas recientes, las más atractivas para la audiencia.

La financiación directa ha disminuido del 62,1% en 2008 al 22,61% de 2009, optándose más por la adquisición de derechos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios