TV-Comunicación

'La casa de papel' traspasa fronteras de la mano de Netflix

  • Gracias a la plataforma la serie española ha conseguido a nivel internacional el éxito de público que no terminó de alcanzar en Antena 3

Comentarios 1

Las redes sociales se revolucionaron hace unos días con la noticia de que Netflix preparaba la tercera temporada de La casa de papel. Unos comentarios escritos en un perfil bajo el nombre de El Profesor (personaje protagonista de la ficción) decían lo siguiente: "Estamos preparando un nuevo equipo y un nuevo golpe". El supuesto regreso se convirtió en uno de los temas más comentados a nivel mundial en Twitter. Pero la plataforma desmintió que estuviera trabajando en nuevos episodios. Los fans se mostraron desolados ante el desmentido. Pero el miércoles recibieron la alegría cuando Netflix confirmó que habrá nuevos episodios en 2019. El revuelo es un claro ejemplo del éxito que tiene la ficción producida por Vancouver Media y Atresmedia a nivel internacional. Un caso curioso teniendo en cuenta que la serie finalizó en noviembre su emisión en Antena 3 y es ahora, casi medio año después, cuando más éxito está consiguiendo al haberse marchado a Netflix. Tanto ha gustado más allá de nuestras fronteras que se ha convertido en la serie de habla no inglesa más vista en la historia de la plataforma.

En mayo del año pasado Antena 3 anunciaba el comienzo de La casa de papel, una serie que prometía por la trama repleta de intriga. Con la Fábrica de la Moneda y Timbre como escenario, El Profesor y su banda planean un gran atraco que consiste en encerrarse en este emblemático lugar para crear dinero. El casting también era uno de los puntos a favor. Úrsula Corberó, Alba Flores, Paco Tous, Álvaro Alonso o Pedro Morte forman parte del elenco de la serie. El primer episodio obtuvo un dato de audiencia excelente superando los cuatro millones de espectadores. Pero de una semana a otra la serie perdió más de un millón de televidentes. Y de ahí para abajo. En la segunda temporada ningún capítulo superó los dos millones que siempre había alcanzado en la primera. El principal problema fue la mala programación por parte de la cadena. Tras emitirse los lunes, día en el que tuvo que hacer frente a Operación Triunfo, se cambió a los jueves. El cambio sirvió de poco, ya que sus competidores, entre los que estaban Estoy vivo y GH Revolution, seguían siendo muy fuertes. La hora de comienzo y la duración de los episodios tampoco ayudó. Pese a la bajada de audiencia durante su trayectoria en Antena 3 recibió varios premios y obtuvo buenos datos de consumo en diferido.

Netflix supo ver el potencial de la serie y decidió incluirla en su catálogo. Ha reconstruido los fallos y ha otorgado una segunda vida a La casa de papel. En la actualidad es una de las series mejor valoradas en Estados Unidos y América Latina. También en España hay muchos espectadores que disfrutan ahora de la ficción. El hecho de poder consumir los capítulos bajo demanda y sin cortes publicitarios ha dado un giro a la aceptación. Además en el resto de países han acortado la duración de los episodios. Todo esto se ha traducido en un éxito inesperado. En IMDb (base de datos sobre series de televisión a nivel internacional) La casa de papel ha llegado estar entre las veinticinco series más populares del mundo. Entre los hechos que ponen de manifiesto su gran acogida internacional han llamado la atención algunos como que en un partido de la liga de fútbol de Arabia Saudí en la grada se desplegó una pancarta inspirada en la serie, que en Argentina los actores han protagonizado portadas de periódicos, y que ha recibido comentarios muy positivos de rostros conocidos como el futbolista Neymar, la influencer Chiara Ferragni o el cantante Romeo Santos, o que durante el hackeo del videoclip de Despacito se podía ver una imagen de la serie. Por el contrario en Turquía las autoridades han perdido su retirada al considerar que se trata de un símbolo de rebeldía muy peligroso repleto de mensajes subliminales. Un ejemplo más de que La casa de papel no deja indiferente a nadie.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios