Las empresas replican

  • Un colectivo de firmas de telecomunicación, anunciantes y publicistas vaticina que la supresión de publicidad en TVE ocasionaría la pérdida de 18.000 puestos de trabajo

Menos productividad y aumento de los costes en más de 4.500 empresas, subida de tarifas a los usuarios, descenso del consumo y destrucción de hasta 18.000 puestos de trabajo. Estas son las consecuencias que vaticinan 16 entidades de empresas que se presentan como damnificadas por el proyecto de Ley de Financiación de RTVE y que piden al Congreso que retire el proyecto del Gobierno. Con el lema "Sin publicidad en TVE perdemos todos", representantes de consumidores, fabricantes (juguetería, perfumería o alimentación) y de la industria de la publicidad (anunciantes, agencias de publicidad, agencias de medios, productoras) convocaron una rueda de prensa celebrada en la sede de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). En dicha comparecencia señalaron que la propuesta "perjudica el consumo y crea paro".

Las asociaciones que participan en el manifiesto lamentan que no se las haya tenido en cuenta y reprochan al Gobierno que envíen el texto al Congreso para su aprobación por trámite de urgencia sin recoger las recomendaciones del Consejo de Estado ni de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), y "sin analizar realmente los graves efectos económicos que va a producir". El manifiesto recoge que la supresión de publicidad en la cadena pública, que supondrá una disminución de la publicidad en el conjunto de televisiones del 24%, pondrá en peligro hasta 18.000 empleos relacionados directa o indirectamente con el sector publicitario. Además, las 4.637 empresas que actualmente se anuncian en televisión registrarían bajadas de la productividad, de su capacidad de comunicación y, por consiguiente, del consumo. Además, según las estimaciones de las empresas que replican el proyecto, la medida del Gobierno se traducirá en una pérdida de competitividad provocada por la inflación de precios y a la saturación y menor eficacia de los anuncios en el resto de cadenas.

El informe expone que las compañías cuyos anuncios se dirigen al público infantil (4-12 años) y a los mayores de 55 años serán las más perjudicadas, ya que el 40% de su inversión publicitaria se concentra en TVE. En este sentido, la principal preocupación de estas asociaciones se dirige a la próxima campaña navideña. Según éstas, los fabricantes de juguetes, turrón, cava, perfumes, "no encontrarán estos perfiles de consumidores en otras cadenas". Especialmente perjudicada saldrá la industria juguetera, que destina el 16 por ciento de su facturación anual a la publicidad, y el 70 por ciento de ésta se concentra en la campaña navideña, como ya indicaron a los pocos días de surgir la iniciativa del presidente Rodríguez Zapatero.

La agrupación señala que la supresión publicitaria en la cadena pública nacional afectará también de forma "muy negativa" a 1.350 pequeñas y medianas empresas que no podrán asumir el aumento de los precios y se quedarán sin acceso al medio televisivo al desaparecer las desconexiones regionales de TVE. Asimismo señalan a las compañías de telecomunicaciones "se verán dos veces afectadas, una como anunciantes y otra como contribuyentes a la financiación de RTVE". Al respecto, el manifiesto considera "lógico" que las tarifas telefónicas se puedan ver incrementadas al recaudarse un 0,9% de los ingresos para sufragar la cadena pública.

El presidente de la patronal de telecos Redtel (que engloba a multinacionales del sector como Orange, Telefónica, Vodafone y grandes empresas como Ono), Miguel Canalejo, comentó ayer que primero quieren comprobar en qué condiciones queda el proyecto, para entonces estudiar los recursos ante todas las instancias legales.

El representante de la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC), Alejandro Perales, por su parte, señaló que no está en contra de que desaparezca la publicidad en TVE, sino que se opone a la propuesta del Gobierno de eliminar la publicidad a cambio de que los demás operadores y 'telecos' paguen un canon. A su juicio, "eso deja a la televisión pública en manos del colectivo de canales privados, UTECA". Para AUC la solución "más realista" es "mantener la publicidad en la televisión pública en dosis adecuadas". En este sentido, el conjunto de asociaciones firmantes del manifiesto se declararon "partidarias" que de se recoja "el espíritu" de la Directiva Europea de 12 minutos de publicidad por cada hora de emisión.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios