La fiesta de la radio nos sienta muy bien

  • Emocionante homenaje a Camarón y excepcional dueto de Alejandro Sanz y Niña Pastori en la gala de los Ondas

Comentarios 1

Tal vez la propia radio tenía una deuda con Sevilla y Radio Sevilla para acoger algún día la gala de los Ondas. Para que Fibes se creciera en el testigo recogido del Liceo. Fue una noche tan mágica como la radio misma. Con caballos alados rumbo al sur. Los premios de Radio Barcelona se vistieron con una pátina de cariño añadido. "Gracias, Sevilla", pronunció Toni Garrido. Una noche con ecos de Camarón, con la voz rota de José Mercé y la guitarra de Romario. Veinticinco años sin el de La Isla recordados y reconocidos por las ondas.

Los primeros galardones de la noche distinguieron al medio hablado, a Angels Barceló, "33 años reivindicando el periodismo riguroso", a Isabel Gemio, que justo se despide de Onda Cero, "es un final de etapa, con tristeza y gratitud", sin descartar, "una sorpresa en el futuro". Y un Ondas de evocación amarga por la cobertura de las emisoras barcelonesas en los atentados de agosto. Y otro para los realizadores radiofónicos, emocionante, en la voz y en las manos del jefe de emisiones de Radio Sevilla, "viva la radio", pronunció entre aplausos.

Manolo Arenas, de Radio Sevilla, recogió el premio de homenaje a los realizadores

Jacob Petrus recogía el primer Ondas televisivo reclamando la labor de divulgación del medio ambiente de Aquí la Tierra; y Susanna Griso, la más fotografiada, reconocía a los profesionales. Los mejores presentadores, Xabier Fortes y Josep Cuní, reclamaban la honestidad periodística. El catalán sumaba en Sevilla su sexto Ondas. "El idioma no es el problema si queremos que sea riqueza, estímulo y unión", recordó el veterano conductor. A su vez Daniel Gavela, ex directivo de la Ser y Cuatro, y productor de Ochéntame, galardonado por la entrega El sueño olímpico, recibió uno de los aplausos de la noche al pedir "al periodista Puigdemont" que "vea esta serie, cuando España, incluida Cataluña, supo dar la talla ante los problemas reales y ganarse el respeto internacional". El equipo de Sé quién eres agradecía la confianza de Telecinco, como también se refirió Blanca Suárez, muy emocionada al dedicar a su familia el premio por Lo que escondían sus ojos. Javier Gutiérrez alzaba el caballito con cariño hacia su hijo, agradeciendo al equipo de Estoy vivo por la labor de esta ficción de intriga. Josep Maria Pou recogía el premio de las cadenas autonómicas por su papel en Nit i dia de TV3 agradeciendo "la propina" de recoger el Ondas en Sevilla.

Algún fallo de sonido y mucho humor, con homenaje delirante de Juan Carlos Ortega, el surrealismo de Especialistas Secundarios y el descaro de los de Broncano y La vida moderna: "Si después de la fiesta de los Ondas se desencadenó el Procés, no vaya a ocurrir hoy y Andalucía inicie el Procezo". Alejandro Sanz y Niña Pastori se unieron en el regalo más sentimental de la noche, una versión sólo a piano compartida entre Cuando nadie me ve y Cai. "Viva Cádiz y Andalucía entera" pronunció la isleña en la ovación más prolongada y cerrada de la noche. Una noche en la que Fibes hizo de Liceo. Los Ondas estuvieron muy a gusto en una Sevilla siempre cariñosa, abierta y hospitalaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios