"Para media hora de documental se pueden necesitar dos años"

  • La cadena de reportajes tiene pendiente el estreno de un trabajo en profundidad sobre el comportamiento del lince ibérico

Comentarios 1

Trabajó de guionista en Periodistas pero su trayectoria se ha centrado en la producción de documentales para los canales de National Geographic, del grupo Fox. El vizcaíno Iván Bouso se ha recorrido el mundo buscando y contando historias, radiografiando el atlas de geografía humana y geografía natural.

-¿Cómo se seleccionan sus proyectos para National Geographic?

-Hay que buscar la historia y coaligarse con el equipo necesario. En National Geographic somos muy proactivos y llevamos siempre varios proyectos adelante. Y no sólo de carácter local, sino dirigidos a los espectadores de cualquier país. En cuanto está respaldada la producción, nos ponemos en marcha. Para amar algo hay que conocerlo, y para conocer las cosas ahí está la misión de los documentales. No podemos montar en un tren a todos los interesados, por ejemplo, en Laos. Pero sí podemos hacer un trabajo que a través de la televisión les transporte allí.

-¿Tienen hueco los documentales en la televisión de ahora, o están condenados a estar en un 'rincón' de las plataformas?

-Yo creo que es un género que mantiene su valor. Un género que se abre a nuevos temas y con los que los espectadores descubren nuevos caminos. Y al espectador le sigue gustando los documentales de siempre, los de los leones del Ngorongoro, porque es la única forma que tienen para ver a esos animales en acción. ...

-El sello de su cadena parece unido a esos leones, a los documentales de naturaleza...

-Sí, pero si nos dan la oportunidad, descubrirán que en National Geographic tratamos muchos más temas. Asuntos de historia, reportajes sobre ingeniería en Megaestructuras o mostrando las entrañas de factorías, de grandes empresas como Rolls Royce, Carlsberg, Lego... y tienen además buenos resultados de audiencia, que es importante.

-Será por influencia ancestral de Félix Rodríguez de la Fuente, pero aquí en España gustan sobre todo los documentales de animales.

-Y en esta temporada emitimos la serie de Grandes migraciones que ha supuesto ocho años de trabajo. El contenido es espectacular.

-Para grabar en la naturaleza habrá que tener mucha paciencia...

-Se necesita mucho tiempo y no todas las cadenas, por eso, están dispuestas. Para hacer media hora se pueden necesitar dos años de trabajo. Es lo que nos costó un reciente trabajo que está por estrenarse en España sobre el lince ibérico. Somos unos privilegiados por hacer un trabajo así.

-¿Qué otros documentales tiene usted pendiente de estrenar?

-Por estrenar en España, un documental sobre la escolarización de niñas en zonas rurales de Turquía. Un proyecto precioso en el que estuvimos cuatro meses por las zonas más perdidas de Anatolia.

-La etnografía, por ejemplo, parece menos complicada de realizar que un trabajo de fauna...

-No creas. También hemos hecho una serie de seis capítulos sobre el Camino de Santiago, desde Haarlem, Holanda, con todas las rutas. En este caso te tienes que ganar la confianza de la gente para que te dé, para que te regale, sus historias, lo mejor de ellos. Es cuestión de mucha empatía. Estos trabajos también son bonitos. La serie El Camino de Santiago se estrenó en 2009 y se ha visto en más de 170 países.

-Países que ni incluso usted podrá pisar por falta de tiempo...

-Puede ser. Se dan cosas curiosas, como que esta serie gustó mucho en Polonia, en Bulgaria, en Canadá, en Irlanda. Países alejados de las rutas jacobeas.

-¿Le queda algún lugar por visitar que tenga pendiente?

-Muchos. Cuanto más viajas más te das cuenta lo mucho que te queda por ver. Ojalá me pudiera dedicar sólo a viajar. Yo volvería a todos los sitios donde he estado, pero me gustaría adentrarme aún más en Australia y en el norte de Canadá.

-¿Por ejemplo España aún le puede sorprender?

-En ese caso es más fácil porque es cuestión de coger el coche. La capacidad de sorpresa uno nunca la puede perder.

-Usted ha trabajado en muchos reportajes sobre el medio natural y el calentamiento global ¿cómo diría que está el planeta en estos momentos?

-Hablar del planeta por entero es algo vasto y complicado. Pero sí se puede decir que en los últimos años se ha instalado en la sociedad una sensibilidad mayor hacia el cuidado de lo que tenemos.

-Pero, ¿hay o no calentamiento global? ¿es una amenaza?

-Están cambiando los patrones en la naturaleza y los tiempos. Nos faltan datos de siglos atrás, pero los indicadores muestran una tendencia: suben las temperaturas y con las consecuencias en el nivel del mar o en el comportamiento de las especies.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios