La subvención estatal a TVE superaría los 700 millones

  • El Congreso aprueba la ley que permite las fusiones, que vienen a reformar el panorama

Comentarios 4

En apenas unas semanas se está construyendo la televisión del futuro. La comisión de Industria del Congreso aprobaba ayer la ley por la que se autorizan las fusiones entre cadenas, lo que cambiará definitivamente el panorama mediático de la televisión. El proyecto de ley no pasará por el pleno y ha sido trasladado al Senado con 36 votos a favor y la abstención de ERC y BNG. La fusión Cuatro-La Sexta es la que se perfila como la pionera y más probable.

Lo que viene a reformar de forma decisiva el futuro de la televisión en España es la supresión de publicidad en TVE y a través de la presentación del anteproyecto en la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones se ha arrojado algo más de luz. La subvención estatal aumentaría este año a un máximo de 165 millones de euros, para garantizar el éxito de la transición y compensar la repentina pérdida de ingresos publicitarios. La ayuda presupuestada en estos momentos para 2009 es de 550 millones, por lo que la contribución pública podría llegar hasta los 715 millones. Los 400 millones restantes para cubrir el presupuesto de este año lo compensarían los ingresos publicitarios hasta el mes de septiembre y las aportaciones del último trimestre en concepto de tasas de las operadoras de telecomunicación (0,9% de sus ingresos); un 80% de lo que se cobra por la utilización del espacio radioléctrico; y la compensación de las cadenas privadas (3% de sus ingresos). El anteproyecto de la reforma de RTVE detalla que el presupuesto anual de RTVE no podrá superar los 1.200 millones hasta el año 2011 (para 2009 es de 1.097 millones). El aumento presupuestario hasta 2013 será de 1% anual; y a partir de 2014 según el IPC.

El sector de las operadoras está en guardia por el anteproyecto, que rechaza, aunque no podrán negarse a su pago, ya que el Gobierno establece que en ese caso derogaría la licencia a la empresa correspondiente.

Sobre los contratos publicitarios que aún mantiene TVE, el Gobierno acepta que se cumplan hasta su fecha de extinción, pero sin poder ser prorrogados. A partir de la puesta en marcha de la supresión publicitaria la pública está obligada a emitir 10 horas semanales en horario de tarde o noche de programas destinados a grupos políticos, sindicales y sociales y sólo podrá contar con un 10% del presupuesto en adquisición de derechos deportivos, películas estelares y series extranjeras y se limitan los estrenos de cine internacional a 70 películas anuales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios