Aniversario de dos importantes tardes de julio en la Plaza Real

  • En 1971 Galloso toma la alternativa en el coso portuense y un año antes fue causa de su rehabilitación

El lunes cumple José Luis Galloso 45 años de alternativa, un aniversario que hay que asociar al reestreno de la Plaza Real ya que su irrupción, llenando El Puerto sin picadores, motivó la urgente rehabilitación de la plaza, un años antes.

La carrera del maestro está estrechamente ligada a la Plaza Real, un ruedo donde es muy difícil que ningún matador iguale su palmarés tras cuarenta años de actuaciones, entre el 10 de agosto de 1969 y el 9 de agosto de 2009, última actuación en la plaza portuense cumpliendo cuarenta años en los ruedos.

Basta comprobarlo en el espléndido trabajo de la desaparecida Tertulia Taurina Portuense La Garrocha "¡Hoy torea Galloso!" o en su Museo Taurino de las Bodegas El Cortijo.

Desde aquella primera tarde en El Puerto con erales de José Luis Sánchez y alternando con El Bello y Antonio Gardel , hasta la última con Ponce, Perera y toros de Santiago Domecq, los números son inigualables: 3 novilladas sin picadores, siete novilladas picadas 88 corridas de toros -dos de ellas entrando por sustitución- 14 festivales benéficos -en cuatro actuando como banderillero- suman 112 actuaciones, 229 reses, 174 orejas, 17 rabos y 55 puertas grandes, 55.

Pero hay otros logros, muy importantes para el futuro de la lidia en esta zona. Siempre hemos sostenido, porque lo vivimos en casa, que muchos aficionados de Cádiz aprendieron a ir a los toros fuera de su ciudad, cuya plaza estaba cerrada desde junio de 1967, ante el reclamo del fenómeno de un chaval del barrio alto de El Puerto, que en las horas libres ayudaba y repartía las entregas de la destilería familiar y que asombraba a los aficionados que le veían jugando al toro en la calle: ya era un espectáculo.

El niño agotó las localidades en El Puerto la primera vez que actuó, tal era el ambiente que había generado. También llenó las tardes sucesivas. Pero en el primer festejo del año siguiente, 19 de marzo de 1970, que iba a ser el debut con caballos de Galloso -anunciado con Marcelino Librero y Rafael Torres con novillos de Osborne- fue suspendido por el estado de ruina en que se encontraba la plaza.

Tres meses de obras, aquellos políticos de entonces hicieron cumplir los plazos, y 13 millones de pesetas para la rehabilitación que impulsó el alcalde Juan Melgarejo, que tuvo que saludar tras el paseíllo y a quien los tres novilleros brindaron un toro. La plaza perdió su fisonomía decimonónica y adquirió el aspecto que conocido hasta hoy. El 5 de julio de 1970 se reestrenó la plaza con una novillada de Marqués de Domecq en la que Galloso alternó con Alonso Morillo y El Puno. Ni que decir tiene: llenazo.

En julio del año siguiente, el 18 de julio de 1971, la segunda efemérides que conmemoramos: toros de Núñez Hermanos. Antonio Bienvenida le cedió los trastos a Galloso y cortó una oreja de cada toro; Palomo Linares desorejó a sus dos toros y a su segundo le cortó un rabo, el mismo balance que el toricantano Galloso. Feliz XLV aniversario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios