Cara y cruz: Aparicio deja el hospital y José Tomás corta la temporada

  • El torero sevillano abandonó ayer el Doce de Octubre tras una recuperación asombrosa, aunque aún no habla · El madrileño sufre un déficit neurológico y motor de su pierna y se aventura una rehabilitación lenta

La Fiesta de los toros vivió ayer la cara y la cruz fuera de los ruedos. La cara: catorce días después de su espeluznante cogida en la plaza de toros de Las Ventas, Julio Aparicio aparecía ayer, como si nada hubiera ocurrido, por la puerta del Hospital Doce de Octubre de Madrid tras una recuperación que puede hasta parecer milagrosa. La cruz: José Tomás hizo público ayer un comunicado en el que anunciaba que corta su temporada por las complicaciones que conlleva la recuperación de la tremenda cornada que sufrió en Aguascalientes (México), unas complicaciones que han provocado un déficit neurológico y motor de su pierna.

Acompañado por su hermana Pilar y por su banderillero Rafael González, Julio Aparicio salió del Doce de Octubre hacia las 13:45 y saludó con la mano a los periodistas que esperaban en la puerta. "Está bien y se va a recuperar pronto. Os quiere dar las gracias a todos", fue la breve declaración realizada por González a los medios mientras Aparicio hacía un gesto con la mano de agradecimiento, incluso alzando la mano al cielo.

Apenas un par de minutos Aparicio permaneció de pie, con muy buen aspecto físico, vistiendo chaqueta y pañuelo al cuello, una prenda muy torera que le permite disimular también los apósitos de la herida. Tras un abrazo simulado a todos los presentes, una multitud de fotógrafos, cámaras y periodistas, el torero se abrió paso entre aplausos para subir al todoterreno que conducía su mozo de espadas, José Francisco García Niño de Las Ventas.

Los médicos que le atendían decidieron darle el alta debido a "la buena evolución" del traumatismo cervicofacial que le provocó la cornada y tras superar "la complicación respiratoria que obligó al reingreso" en la UCI el 27 de mayo.

Por su parte, José Tomás se ha visto obligado a cortar finalmente la temporada por prescripción médica al presentar "un déficit neurológico y motor", debido a la gravísima cornada que sufrió a finales de abril en la plaza mexicana de Aguascalientes, según el parte médico que remitió ayer su oficina de comunicación.

El parte médico firmado ayer en Cádiz por el médico internista del Hospital Puerta del Mar Rogelio Pérez Cano, del círculo íntimo del torero y que estuvo en Aguascalientes al tiempo del percance, recoge lo siguiente: "El diestro José Tomás Román Martín, que sufrió una herida por asta de toro el pasado día 24 de abril en la plaza de toros Monumental de Aguascalientes, en la actualidad y tras realizar una valoración clínica, estudios de imagen y electrofisiológicos del miembro inferior izquierdo, presenta un déficit neurológico y motor".

Continúa el parte médico expresando que "la recuperación en el tiempo se estima que sea lo suficientemente prolongada como para aconsejar la interrupción de la temporada taurina 2010".

Inicialmente había trascendido que José Tomás tenía previsto reaparecer el 18 de julio en la plaza de toros de Barcelona, aunque finalmente no llegará a tiempo ni para esta cita ni para las que le restaban de aquí a final de temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios