El Cid y El Fandi cierran la feria palentina en triunfo

  • Los astados de Bañuelos tuvieron movilidad, fijeza y mucha nobleza, siendo premiado el segundo con la vuelta al ruedo

GANADERÍA: Se han lidiado seis toros de Antonio Bañuelos. El cuarto ha sido el sustituto de otro de la misma ganadería, devuelto a los corrales tras inutilizarse después de chocar contra un burladero. Este sobrero ha sido el de peor nota de la corrida. El resto del encierro ha tenido movilidad, fijeza y mucha nobleza, en especial el segundo, que mereció los honores de la vuelta al ruedo. TOREROS: Manuel Díaz 'El Cordobés', silencio y pitos; Manuel Jesús 'El Cid', dos orejas y saludos. David Fandila 'El Fandi', silencio y dos orejas. Incidencias: La plaza ha registrado algo menos de tres cuartos en tarde soleada y ventosa.

Manuel Jesús "El Cid" y David Fandila "El Fandi" han cortado dos orejas cada uno y han salido en la tarde de ayer a hombros de la plaza de toros de Palencia al término del sexto y último festejo de la Feria de San Antolín celebrada en esta capital.

Lo mejor llegó en el segundo turno de acuerdo con la información de Mundotoro. El Cid estuvo muy a gusto con el segundo ejemplar de Bañuelos, el mejor del sexteto, que tuvo la virtud de la movilidad. Toreó con temple y compostura el sevillano sobre ambos pitones. Remató bien con el acero y paseó el doble trofeo.

En el quinto volvió a destacar el de Salteras, pudiendo a la deslucida condición del toro. Destacaron tres soberbios pases de pecho. Tras una estocada, El Cid dio la vuelta al ruedo.

Cerró feria un ejemplar que obligó a El Fandi a hacer un esfuerzo por lo irregular de su embestidas. El granadino construyó un trasteo de mucha seriedad por los condicionantes de este sexto. Mató con contundencia y se abrió la Puerta Grande. En cambio sólo pudo destacar frente al tercero en el saludo capotero de rodillas y en un vibrante tercio de banderillas. En la muleta el toro, aunque noble, se frenaba y no hubo acople.

Manuel Díaz 'El Cordobés' abrió la última de feria con un animal noble de Antonio Bañuelos. Estuvo voluntarioso el torero madrileño en una faena de empuje en la que tuvo que hacer frente al viento. El cuarto se lesionó de salida y fue devuelto. El sobrero tuvo mucho volumen y cara, pero no ofreció opciones a El Cordobés. Trató de construir faena, pero no tuvo opción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios