Toros

Cortés, en la senda del triunfo

  • El diestro sevillano corta dos orejas a 'Indiano', un toro noble y repetidor · Juan José Padilla destaca en el tercio de banderillas · José Ignacio Uceda Leal receta una gran estocada al segundo toro

Comentarios 1

GANADERÍA: Se lidió una corrida perteneciente a la ganadería de Martín Lorca, bien presentada y en conjunto descastada y carente de fortaleza. Destacó el sexto, que resultó noble y repetidor. TOREROS: Juan José Padilla, de verde y oro. Media muy tendida, pinchazo y descabello (silencio). En el cuarto, estocada (saludos). José Ignacio Uceda Leal, de frambuesa y oro. Estocada (saludos). En el quinto, pinchazo y estocada (silencio). Salvador Cortés, de grana y oro. Media y un descabello (silencio). En el sexto, estoconazo (dos orejas). Incidencias: Plaza de toros de la Real Maestranza de Sevilla. Corrida del Corpus. Jueves 3 de junio de 2010. Media entrada en tarde soleada.

Cerrada la mañana en media verónica sacral, con perfume a juncia y romero por Sierpes, estalló la tarde en la Maestranza cuando la función, sin apenas viveza, se hundía en el tedio.

Sucedió en el sexto, un toro que empujó en un primer puyazo, bien recetado por Agustín Romero, y que salió suelto tras un puyacito en la segunda entrada, de la que salió suelto. Luis y Pedro Mariscal también consiguieron que las palmas echaran humo en el tercio de banderillas. Lo bregó bien Juan José Domínguez, que en el tercer astado también había prendido un buen par de banderillas.

Salvador Cortés apostó fuerte. En los medios, comenzó dando distancia larga a un toro que rehusó la pelea de esa manera. El de Mairena del Aljarafe acortó la distancia y estructuró bien su faena, aunque cargada de pausas muy largas. Había ganas de triunfo del torero y del público y tras una buena tanda con la diestra, la banda de Tejera se sumó de inmediato para que la tarde no quedara en blanco. Cortés atacó de nuevo con la diestra, en muletazos entonados y el toro, noble y repetidor, se entregó. El sevillano consiguió colocar el listón al natural a gran altura, bajando siempre la mano. En una de las series, con ligazón, intercaló un cambio de mano y el de pecho. El toro hizo amagos de aplomarse, pero el torero logró una tanda muy buena, ganando un paso entre muletazo y muletazo. La siguiente fue muy corta, con el toro ya renuente. Cortó a tiempo Cortés, que tenía al público de su parte y remató con un pase del desprecio mirando al tendido. Un estoconazo fue decisivo para que ondeasen los pañuelos. Aunque faltó toreo de calidad en la capa, el presidente otorgó doble trofeo.

El resto de la corrida de Martín Lorca, bien presentada, anduvo bajo mínimos en casta y fortaleza.

El tercero fue devuelto tras lastimarse en el tercio de varas. En su lugar saltó un sobrero del mismo hierro, tan flojísimo que se desplomó en la lidia. Para colmo sufrió una fuerte voltereta. Salvador Cortés estuvo porfión, sin lograr frutos, con algunos enganchones en la muleta en momentos clave.

Juan José Padilla cosechó muchas palmas ante su lote en banderillas, que prendió con facilidad y certeramente. Ante el primero, de embestidas muy cortas, pero con un pitón izquierdo potable, al jerezano se le pasó el tiempo entre probaturas. No llegó a reventar al toro por su buen pitón izquierdo. Con el aplomadote cuarto, labor voluntariosa, con algunos naturales reseñables.

José Ignacio Uceda Leal tuvo en mala suerte un lote muy deslucido. El torero madrileño, de buenas maneras y que peca de suma frialdad, resolvió bien técnicamente la papeleta. Con su primero, entablerado de inmediato, descolló en una tanda meritoria con la diestra. Su estocada fue decisiva para recibir una fuerte ovación. En el otro cartucho, toro y trasteo compitieron en lo insulso.

El espigado Salvador Cortés, que fue uno de los diestros que no aprovechó la corrida de Cuadri en San Isidro, retomó ayer la senda del triunfo en Sevilla, su plaza talismán, la que le abrió tantas y tantas puertas. El de Mairena, un auténtico luchador, volvió a justificarse y seguro que, con este nuevo éxito, creció ayer un palmo más en moral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios