Emotiva despedida de Mejía y digna confirmación de Mora

GANADERÍA: Toros de Marco Garfias, desiguales de tipo y juego. TOREROS: Manolo Mejía, ovación y oreja. Fabián Barba, división de opiniones y ovación. David Mora, división de opiniones y palmas. Incidencias: Plaza Monumental de México. 8.000 espectadores.

El mexicano Manolo Mejía cerró el libro de su carrera taurina, cortó una oreja y tuvo un adiós emotivo y muy respetuoso de un público que se le entregó en la séptima corrida de la temporada 2012-2013 en la Monumental Plaza México. Alternó con Fabián Barba y el diestro español David Mora, que confirmó el doctorado.

Ante una concurrencia de unas ocho mil personas se lidiaron seis toros de Marcos Garfias, bien presentados aunque desiguales en tipo y condiciones de lidia. El mejor fue el primero, que tuvo fijeza y buena clase. El segundo, deslucido; el tercero, sin romper; y cuarto, quinto y sexto, con más genio y violencia que ofrecieron dificultades y nunca se entregaron, que es virtud del toro mexicano.

Manolo Mejía anduvo firme y con la buena técnica que posee con el segundo, un tanto deslucido por terminar con la cara en el cielo, hizo cosas de torero que se la festejaron. Mató de tres intentos para aplausos.

Con el toro del adiós, el cuarto, de nombre Alicoche, lo bregó con conocimiento de causa para sacarle el mayor partido a un astado con temperamento y derrotes muy secos. Estuvo en torero y mató de gran pinchazo y estocada para una oreja y dos vueltas.

Fabián Barba tuvo una labor de entrega, sin escatimar esfuerzo toda la tarde.

David Mora, que se presentó en México, lanceó bien con el capote a su primero y con la muleta le faltó acoplamiento con la res y no rompió la faena, haciendo general y estocada baja.

El sexto, toro violento y áspero, no le permitió lograr el propósito aunque hubo momentos buenos y mató de estocada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios