Ferrera y Talavante, puerta grande en Mérida

  • El diestro extremeño corta seis orejas y dos rabos en una gran tarde · El pacense, ante el peor lote, pasea dos orejas

GANADERÍA: Se lidiaron Cayetano Muñoz, el tercero y quinto, premiados con la vuelta al ruedo.. TOREROS: Antonio Ferrera, dos orejas, dos orejas y dos orejas y rabo;o). Alejandro Talavante, oreja, ovación y oreja. Incidencias: Plaza de Mérida. Tres cuartos.

Antonio Ferrera se llevó la tarde del mano a mano de extremeños que protagonizaron él y Alejandro Talavante en Mérida. Cortó hasta seis orejas y rabo en una tarde en la que Alejandro Talavante cortó también dos que le sirvieron para acompañar en hombros a Ferrera. Se lidió un buen y manejable encierro de Cayetano Muñoz con dos toros premiados con la vuelta al ruedo, tercero y quinto.

Antonio Ferrera cortó dos orejas del primero de la tarde, un toro que tuvo mucho motor y transmisión y al que el extremeño supo templar las embestidas. Faena de acople y de gran contenido por ambos pitones que le hizo merecedor de dicho premio tras matarlo de estocada entera. Ferrera destacó también en el tercero, al que también cortó las dos orejas. Resultó un gran toro de Cayetano Muñoz, completo y al que finalmente premiaron con la vuelta al ruedo en el arrastre. El torero lo dejó crudo en el caballo y protagonizó de nuevo un tercio de banderillas en el que él mismo bregó al toro con el capote. Esto, sumado al buen hacer en la muleta por ambos pitones, le hizo merecedor del doble trofeo.

Por último cortó dos orejas y rabo al quinto de la tarde en una faena de mucha vibración y conexión con el tendido. Sobresarieron las tandas por el pitón izquierdo.

Alejandro Talavante cortó una oreja del primero de su lote. El toro tuvo un punto menos de emoción que el que abrió plaza pero Talavante lo entendió bien y supo pulsearlo con gusto hasta llegar a extraer todo lo que tuvo.

El cuarto de la tarde, correspondiente a Talavante, resultó el más soso del encierro y sin ningún tipo de transmisión. El extremeño lo intentó pero optó por abreviar, tras pinchazo y media estocada, el torero fue ovacionado y el toro pitado en el arrastre. Por último realizó una notable faena al que cerró plaza, un toro de Muñoz con el que firmó momentos de firmeza y ligazón que le sirvieron para cortar otra oreja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios