Jiménez, ya en Espartinas, precisa reposo y un mes con un collarínAitor Darío 'El Gallo', oreja de paisanaje en su debut en Madrid

El matador de toros Javier Jiménez viajó ayer desde Pamplona a su domicilio en Espartinas, donde guardará reposo varios días, según le han recomendado los médicos, y mantendrá un collarín durante un mes, aproximadamente. El torero viajó en una ambulancia desde el Hospital Virgen del Camino, donde permanecía ingresado desde el pasado viernes tras la cogida por el primer toro de su lote, que le causó fracturas de apófisis espinosa de tres vértebras cervicales (C-5, C-6 y C-7).

El espartinero, tras ingresar en la enfermería retornó al ruedo para matar al astado que le he había cogido y, desoyendo a los médicos, incluso lidió su otro toro, como explicaba ayer en una entrevista en este diario el propio diestro.

El novillero Aitor Darío El Gallo cortó una oreja en la tarde de su debut en Las Ventas, premio de lo más condescendiente, con clara influencia del paisanaje, en una tarde en la que Madrid rindió un sentido y emotivo homenaje el malogrado matador de toros Víctor Barrio. Se lidiaron novillos de Carriquiri, muy bien presentados, un auténtico corridón de toros, nobles y de variado comportamiento. Destacaron segundo, cuarto y, sobre todo, quinto. Sin raza y a menos, el primero; muy parado el tercero; y el sexto se acabó pronto. David de Miranda, de blanco y azabache, silencio tras aviso y ovación. El Gallo, ovación tras petición y oreja. Jesús Martínez, ovación tras aviso y vuelta al ruedo tras aviso. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Víctor Barrio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios