El Juli, Perera y Morante abren la Puerta Grande

  • Los diestros cortaron dos orejas cada uno en un espectáculo en el que entusiasmaron al público, que casi llenaba la plaza · Nobleza en la corrida de Victoriano del Río

GANADERÍA: Toros de Victorino del Río, de juego desigual, predominando la nobleza en el encierro. TOREROS: José Antonio 'Morante de la Puebla', bronca y dos orejas. Julián López 'El Juli', dos orejas y saludos tras ovación. Miguel Ángel Perera, una oreja y una oreja. Incidencias: Plaza de toros de San Sebastián de los Reyes. Casi lleno.

Casi lleno en los tendidos de San Sebastián de los Reyes para presenciar uno de los carteles estrella de la feria. Toros de Victoriano del Río para Morante de la Puebla, El Juli y Miguel Ángel Perera, una terna que salió a hombros al término del festejo.

En el primer toro de la tarde, Morante no se vio, fue pitado al abreviar en la muleta y el mal manejo de la espada con una media contraria y una docena de descabellos, dejó su actuación en una bronca para el sevillano.

El segundo fue un toro noble con el que El Juli ha estado excelente en todos los tercios. Ejecutó un quite con brillantez y variedad. En la muleta de manera valiente, exprimió al toro con tandas de muletazos de altísimo nivel. Sufrió una voltereta sin consecuencias. Mató de una media en buen sitio y un descabello. Cortó las dos orejas.

Al tercero, muy suelto en varas, sólo se le dieron tres picotazos, quedando casi entero para banderillas. El toro, mirón, y Perera le sacó provecho por el pitón derecho. Mató de un estocada entera tras un pinchazo en todo lo alto. Una oreja.

Saludó Morante con el capote de manera excepcional, recibiendo los mayores olés de la tarde. Bordó el tercio de quites con cuatro verónicas y dos medias que pusieron la plaza en pie. En la muleta no pudo hacer mucho ya que el toro fue de mas a menos. Estocada casi entera en buen sitio y dos orejas.

El quinto toro del festejo fue el peor de la corrida. Muy poderoso El Juli con la muleta intentando llevar larga la embestida de un animal que quería desarmarle pegando siempre cabezazos. A pesar de ello, el de Velilla puso todo de su parte, con un gran esfuerzo y sometiendo mucho al burel. El público lo supo entender y antes de que El Juli entrara a matar le tributaron, puestos en pie, una cerrada ovación. Mató de pinchazo y estocada desprendida y ha saludando tras una fuerte ovación.

El sexto astado fue picado muy poco en el caballo. Perera supo templar en la muleta la nobleza del toro sobre todo por el pitón derecho. Mató de una estocada entera trasera y algo contraria y cortó otra oreja que le permitió cruzar en hombros junto a sus compañeros de terna la Puerta Grande. El toro fue aplaudido en el arrastre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios