El Juli da otra lección de toreo grande en la Feria de Salamanca

  • El madrileño corta dos orejas tras una faena rotunda a un buen sobrero de Torrealta

El Juli sumó ayer otro triunfo importante esta tarde en Salamanca, donde ha cuajado una faena de alta nota a un gran toro de Torrealta, lidiado como sobrero, al que toreó de capa y muleta y del que paseó las dos orejas. El toro se empleó con fijeza mucho tiempo bajo el peto y empujando y después se empleó por ambas manos en una faena en la que Julián, que quitó por chicuelinas, lo llevó siempre por abajo, con mando, temple, ritmo y profundidad. El toro siempre respondió y la faena fue subiendo en intensidad, coronada con una serie en redondo de perfecta ejecución y rotundidad y otra similar por el pitón izquierdo. Mató de un espadazo. El sexto no embistió. El Juli se puso por las dos manos, sufrió un desarme y pinchó tres veces.

El primero de Chaves, que reaparecía tras la cornada de Barcelona, tuvo emoción pero no clase. Chaves puso ganas, quitó por tafalleras y lo toreó a media altura, en línea y muy tapado, pero con temple y buen son por ambas manos. El toro, muy de público, hizo que la faena conectase rápidamente, y lo mejor de la faena del salmantino llegó en la última serie en redondo. No funcionó la espada, perdió el trofeo.

La oreja llegó del quinto, un toro con mucho volumen, que empujó en el caballo y se dejó torear por ambas manos en la muleta. Chaves tiró de actitud, entrega y temple en varias series sobre la mano diestra de buen aire, en las que disfrutó toreando. Al final el toro se rajó y el ledesminó mató de una estocada fulminante aunque baja.

El toro que abrió plaza se empleó en el caballo. Rivera Ordóñez 'Paqurri' dejó que lo pegasen en el peto, pasó apuros con los palos aunque acertó a dejar los tres pares y con la muleta se perdió en una faena muy larga, marcada por los enganchones y el toreo por fuera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios