"Si el toro en Madrid me pega la cornada unos centímetros más abajo, me deja seco"

No hace ni dos semanas que Miguel Abellán sufrió un percance terrible, sufriendo un pitonazo en la boca, en la plaza de Las Ventas. El torero madrileño, al que le cuesta todavía hablar, explica: "Todavía tengo puntos. Perdí siete piezas dentales y me afectó al cielo del paladar. Además de cirugía plástica, me están realizando implantes".

-¿Cómo revive la película?

-Salí vivo de milagro. Si el toro en Madrid me pega la cornada unos centímetros más abajo, me deja seco. Así es que según lo veo ahora es para sentirse hasta contento.

-¿Cómo fue su retorno en Muro?

-Había pasado apenas una semana y no me había probado en el campo. Pero psicológicamente lo he superado. Toreando no me acordé de nada y me vi bien.

-Usted es un torero muy castigado, pero una cornada en la boca es sumamente espeluznante.

-He recibido 25 cornadas. Pero una cornada en la cara te afecta mucho. Eso de mirarte en el espejo y verte señalado por un toro... Cuando entré en la enfermería y me vi con la boca destrozada me impactó mucho. Menos mal que don Máximo -García Padrós- y su equipo hicieron un trabajo fenomenal.

-¿Con qué mentalidad llega?

-Este año estoy atravesando un momento muy dulce. Hacer el paseíllo en Sevilla es algo único. Para mí es muy significativo. Necesito un triunfo en esta plaza donde me gusta mucho torear por todas las connotaciones que tiene.

-¿Cuáles son?

-Es una plaza donde me siento distinto por varias cosas: por el ruedo, por la afición. Para un torero, el que te respeten como lo hacen aquí te invita a sacar lo mejor de ti mismo. Una de las cosas que más me llena es que el público no te juzga antes de tiempo.

-¿Qué lectura hace del cartel de hoy?

-He toreado varias corridas de Carmen Segovia y me hace mucha ilusión porque embisten muchos toros. Mis compañeros luchan por abrirse paso y darán lo mejor que tienen.

-¿Cuántas veces ha toreado en la Maestranza?

-Ahora mismo no recuerdo exactamente el número. Como matador de toros debuté en el año 2000, pero como novillero lo hice en el 97.

-La última fue en la Feria de Abril de 2009.

-Sí. Di una vuelta al ruedo y escuché una ovación.

-¿Por qué razón no volvió en 2010?

-Porque no me contrataron.

-Evidentemente, ¿pero por cuál fue la causa?

-No debí interesar. No me llamaron y me dejaron fuera.

-De todas sus actuaciones en la plaza de Sevilla, ¿cuáles recuerda con más cariño?

-Entre otras, la tarde de mi presentación, el 5 de mayo de 2000, con toros de Torrealta, en la que corté una oreja; una faena a un toro de Juan Pedro Domecq, en 2002; y la tarde del 12 de octubre de 2003, con toros de Martelilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios