Manuel Escribano ya se recupera en su domicilio de Gerena

  • El diestro será examinado por el doctor Domingo Jiménez, que será quien dictamine si puede proseguir con la rehabilitación en su casa o debe ser trasladado a otro centro hospitalario del entorno de Sevilla.

El diestro Manuel Escribano llegó la noche de este lunes a su domicilio de Gerena, procedente del hospital del Perpetuo Socorro de Alicante, en el que ha estado ingresado desde el 25 de junio tras la grave cornada que sufrió en la feria de San Juan de la capital levantina. 

En cualquier caso no se trata de una alta médica, sino de un traslado autorizado por los facultativos que le han atendido en Alicante. En Gerena, el torero tenía previsto ser examinado por el doctor Domingo Jiménez, que será quien dictamine finalmente si puede proseguir con la rehabilitación en su domicilio o debe ser trasladado a otro centro hospitalario del entorno de Sevilla. 

El matador viajó desde Alicante a Gerena en una ambulancia fuertemente sedado para aguantar los dolores que afectan al miembro herido. Escribano ha admitido los problemas de retorno de la circulación que aún soporta en la pierna y ha señalado que "lo primero es recuperar la normalidad; intentar que el riego sanguíneo sea el apropiado y recuperar poco a poco la sangre que perdí". 

El torero quiere trabajar para no dejar pasar en blanco la presente temporada, pero es plenamente consciente de las dificultades a las que se enfrenta: "No tengo prisa ninguna y no se puede ir contra la naturaleza". En cualquier caso, el diestro de Gerena se queda con el recuerdo de la excelente actuación que precedió al percance, que llegó al entrar a matar al cuarto toro de la ganadería de Adolfo Martín. "Fue una de esas tardes mágicas en las que logré mostrar lo que quiero conseguir y cómo quiero que se me considere", ha dicho Escribano. 

El parte emitido por el doctor José María Reyes, que calificó el percance como "muy grave", señalaba que el torero había sufrido una "herida por asta de toro en triángulo de Scarpa de 12-14 centímetros de profundidad que produce arrancamiento completo de vena femoral y safena interna". El torero también tuvo que ser intervenido de una "evisceración de testículo izquierdo con pérdida de superficie escrotal" y llegó a la enfermería sufriendo un "cuadro hemorrágico severo con shock hipovolémico". 

Posteriormente, tuvo que ser intervenido de nuevo en el hospital para favorecer la circulación de la pierna herida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios