Mariscal recibe el alta un mes después de su grave cornada

  • El banderillero abandona la clínica y antes visita a Jesús Marquez, herido el domingo

Un mes después de salvar su vida en la enfermería de la Real Maestranza, el banderillero Luis Mariscal ha abandonado la Clínica Sagrado Corazón de Sevilla, una vez que el equipo médico capitaneado por el doctor Ramón Vila haya dado el visto bueno al alta hospitalaria.

Rodeado de los suyos, su hermano Salvador, su esposa, sus padres y resto de familiares y allegados que no han podido reprimir la emoción viendo como Luis salía por su propio pie del centro hospitalario, el torero de Mairena de Aljarafe ha puesto rumbo a su domicilio donde continuará la recuperación.

Sin embargo, Mariscal no ha querido marcharse sin pasar por la UCI del Sagrado Corazón, donde todavía permanece su compañero Jesús Márquez. Ambos han cruzado cariñosas palabras de ánimo.

Pese a la noticia del alta, el banderillero de Salvador Cortés tiene todavía un largo camino por delante. A pesar de recibir el alta hospitalaria, Luis seguirá sometido a un completo tramatamiento diario con medicamentos, compuesto por analgésicos, antibióticos, anticoagulantes y relajantes musculares.

Según palabras de los propios doctores, Vila y Mulet, "ahora le toca a Luis hacer una rehabilitación intensa, y esa sí es una parte que le corresponde a él. La rehabilitación va a empezar ya, no hay tiempo que perder".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios