Moreno Retamino ofrece un pregón taurino con esencias de Romero

  • El fiscal afincado en Algeciras resalta los valores que encierra la tauromaquia y afirma que es el momento de defender la Fiesta y de presumir de ser aficionados con respeto, clase y buenas maneras

Comentarios 5

El fiscal Juan Luis Moreno Retamino puso el cartel de no hay billetes en el tercer pregón taurino de la Feria Real de Algeciras. Un acto que abrió el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, acompañado de la delegada de Fiestas, Juana Cid. Un pregón cargado de argumentos necesarios para defender y ensalzar la tauromaquia y para que los aficionados se sientan orgullosos de ser amantes de la Fiesta. Y todo con aromas a Curro Romero, el torero predilecto de Moreno Retamino y al que recordó en varios pasajes de su pregón.

El psiquiatra Agustín Pérez Sendino, pregonero de 2011, fue el encargado de presentar a Moreno Retamino al que definió como "fiscal encargado de atención a personas mayores y con discapacidad, protección de los débiles y enfermo ¿hay algo más bonito y loable? Vocación docente impenitente y aficionado cabal", afirmó.

El pregón de este firme aficionado nacido en El Castillo de las Guardas, término municipal de grandes ganaderías, tuvo sus primeras referencias al Derecho. "Todo está reglamentado. Desde la crianza del toro en el campo hasta la actuación de los presidentes y delegados gubernativos o secretarios de actas en los festejos, los alguacilillos, mozos de espadas y sus ayudantes, matarifes, veterinarios, servicio de puyas, espectadores. Todos estamos sujetos a la ley. En derecho esto se llama Principio de legalidad", apuntó.

Y fue tajante Moreno Retamino a la hora de realizar una crítica honrada y veraz de los asuntos internos de la Fiesta. "El enemigo está dentro. Existe riesgo de decadencia porque si no regeneramos la Fiesta habrá un verdadero peligro que traerá el ocaso a la tauromaquia y producirá que se convierta en un espectáculo para turistas. A quienes se les pueda dar cualquier cosa como si fuera verdaderamente tauromaquia. Las corridas de toros son una fiesta con una carga simbólica especial", matizó el pregonero.

Y en esa crítica constructiva de Moreno Retamino fue más allá. "La fiesta de los toros ha tocado fondo y está necesitada de una reconversión que le permita afrontar el futuro con ciertas garantías, de lo contrario el horizonte de este espectáculo secular se presenta muy sombrío. Comparto esa preocupación. Sin embargo, soy tremendamente optimista. Tantas veces podamos caer, tantas veces nos debemos levantar y con más energía".

También el pregonero destacó que es momento de concordia, de cumplidos y relaciones sociales y de defender la Fiesta. "Es hora de dar rienda suelta a nuestros más queridos gritos en defensa de la fiesta nacional. Es momento de presumir que somos tauromáquicos, nos gusta la tauromaquia, disfrutamos con la fiesta nacional. Digámoslo con clase, con buen estilo, con finas y buenas maneras, que en la compostura también debemos diferenciarnos de quienes con algaradas y embrollos quieren imponer su frustrada voluntad a la gente comedida, reflexiva, juiciosa".

No faltó el guiño a la Escuela Municipal de Tauromaquia de Algeciras, "estos niños aprenden buenos modales, a hablar de usted a los demás , a comunicarse con respeto y consideración a las personas mayores".

Tampoco faltaron los recuerdos a los matadores de Algeciras como Miguelín, Miguelete, Pedro Castillo y Ruiz Miguel, a faenas cumbres como la de Manzanares padre al toro Andadoso de Cuvillo en 2005 y la petición de conmemorar en 2019 en Algeciras el quincuagésimo aniversario de la alternativa de Ruiz Miguel en Barcelona en abril de 1969.

Un pregón valiente, sencillo, humilde y que ensalzó los valores que encierra la Fiesta y que en la sociedad actual parece que se han olvidado y que concluyó con un llamamiento sincero y de buen aficionado. "Seamos valientes, seamos entusiastas. Vayamos a los toros, acudamos a Las Palomas esta feria 2012", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios