Talavante, a buen nivel, pero con un público muy generoso

  • El diestro extremeño sale en hombros en Murcia tras cortar una oreja a cada uno de sus astados · Morante de la Puebla consigue un trofeo y Conde es abroncado

GANADERÍA: Se lidiaron seis toros pertenecientes a la ganadería de El Pilar, mal presentados, desiguales de hechuras y sin complicaciones. TOREROS: Javier Conde, bronca y división de opiniones tras un aviso. José Antonio 'Morante de la Puebla', saludos y una oreja. Alejandro Talavante, oreja y oreja. Incidencias: Plaza de toros de Murcia. Dos tercios de entrada. Alejandro Talavante fue sacado en hombros al término del festejo.

Alejandro Talavante abrió la Puerta Grande de la plaza de toros de Murcia, si bien el premio se antoja excesivo visto lo visto en el ruedo. Pese al triunfo, la nota dominante fue la pobre presentación de los toros de El Pilar, una corrida impropia para una plaza de segunda categoría.

Lo mejor de la tarde llegó en el tercero. Muy dispuesto, Alejandro toreó de manera brillante a la verónica y un vistoso quite por lopecinas. Ya con la muleta, intercaló los ayudados por alto con los que arrancó la faena con varios muletazos por la espalda. El animal se fue viniendo a menos y tras varias series con temple, se metió en las cortas distancias, imprimiento emoción e interés a la faena. Esta vez anduvo seguro con la espada y a sus manos fue a parar el único trofeo.

El sexto fue un ejemplar manejable al que cortó una oreja de poco peso. Con el público muy frío, intentó redondear la tarde sin conseguirlo. Dio tiempo entre tanda y tanda, intercalando las series por uno y otro pitón para dejar una estocada casi entera y desprendida.

El segundo fue devuelto por partirse un pitón y su lugar salió un sobrero de El Pilar al que Morante cuajó a la verónica y en un ajustado quite por chicuelinas casi en los medios de la plaza. Sin embargo, la faena no terminó de coger vuelo por las escasas opciones del animal. Mató de una buena estocada.

El quinto fue un toro manejable pero sin clase al que Morante realizó una faena con cierto interés para los aficionados. Dispuesto, ligó varias seriespor el pitón derecho, dando forma a una labor rematada de una buena estocada. Faena de detalles y destellos del torero de la Puebla.

La séptima de abono murciano no había empezado con buen pie. Al primero de la tarde, el picador de Javier Conde lo castigó en exceso quedando mermado para la lidia. Pese a ello, el presidente optó por mantenerlo en el ruedo y el malagueño no lo quiso ni ver con la muleta. Tras cuatro pases, se fue a por la espada y el animal se echó, teniendo que ser apuntillado. Con el anovillado cuarto, puso en escena su amplio y particular repertorio para terminar con parte del público en su contra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios