Tendero corta la única oreja de la última tarde del ciclo colmenareño

  • El encierro de Marca fue manso, bajo de raza, y de poco juego en conjunto

Ganadería. Cinco toros de José Luis Marca, justos de presentación, mansurrones, bajos de raza y de poco juego en conjunto. El único que "se dejó", el tercero, aunque apagándose progresivamente. El sexto fue un "remiendo" de Moisés Fraile, con más cuajo aunque descastados. TOREROS: Miguel Abellán, silencio y silencio. Juan Bautista, silencio y silencio. Miguel Tendero, oreja y silencio. Incidencias. Menos de media entrada con calor soportable.

Miguel Tendero pudo haber conseguido un triunfo mayor de no haber fallado con la espada en su segunda faena.

La primera labor de Bautista fue aburrida, por la sosa condición de su oponente, muy desrazadito, y porque el torero no acabó de cogerle el aire. Faena de muchos pases pero sin poso. En el quinto tampoco levantó la tarde Bautista. El toro, desclasado, flojo y con la cara natural, no fue propicio, pero de nuevo el francés no supo tocarle las teclas oportunas para llegar a interesar.

Abellán se estrelló con su inválido primero, un toro muy claudicante con el que no tuvo más remedio que abreviar. El cuarto se movió algo más en la muleta, aunque siempre defendiéndose. Abellán estuvo en la pelea, con tesón, pero la faena no llegó a tomar vuelo.

Tendero tuvo en primer lugar el toro con más opciones, al que templó por los dos pitones con muletazos largos, limpios y ligados. Labor a menos, como el toro, que fue perdiendo empuje. Mató a la primera, y cortó una oreja. Ante el sexto, falto de casta, faena de mucha ambición de Tendero, que se fajó robando muletazos de mucho mérito, pero no funcionó la espada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios