Ventura marca la diferencia

  • El rejoneador sevillano consigue su novena Puerta Grande en Las Ventas · Álvaro Montes corta una oreja · Andy Cartagena, de vacío tras una digna actuación

GANADERÍA: Corrida de Fermín Bohórquez, en conjunto de buen juego. El peor, el primero, mansísimo, que fue pitado en el arrastre. TOREROS: Andy Cartagena, tres pinchazos y un rejón (silencio). En el cuarto, rejón trasero y bajo y un descabello (silencio). Álvaro Montes, rejón sin quebrar y dos descabellos (saludos). En el quinto, rejón (oreja). Diego Ventura, pinchazo y rejón (oreja). En el sexto, rejón (oreja con petición de la segunda). Incidencias: Las Ventas. Domingo 12 de junio. Casi lleno. Ventura salió en hombros.

El rejoneador sevillano Diego Ventura marcó ayer la diferencia con respecto a sus compañeros de terna, Andy Cartagena y Álvaro Montes. Ventura, con una cuadra excepcional, buena monta, temple y sentido del espectáculo triunfó nuevamente en Las Ventas.

Diego Ventura, con el buen tercero, se lució especialmente con Nazaré toreando a dos pistas y a lomos de Distinto, con el que por partida doble deleitó citando y retrocediendo para prender en inverosímiles quiebros. El público ovacionó de continuo las suertes realizadas. Tan entregado estaba el respetable que, pese a un pinchazo previo al rejón de muerte, el torero fue premiado con un trofeo. Con el reservón sexto la faena realizada por Ventura fue creciendo en intensidad, acabando en un carrusel de banderillas cortas, con el público enloquecido. Lo mejor lo consiguió en un quiebro muy ceñido. Carrusel de cortas a lomos de Califa. Mató de un rejón y ganó otra oreja, que le sirvió de pasaporte para su octava Puerta Grande en Madrid.

Andy Cartagena, que contó con el peor lote, cumplió con una actuación digna. Ante el mansísimo primero, siempre entablerado y aplomado, no tuvo opción al lucimiento. Con el complicado cuarto, el benidormí desplegó toda su espectacularidad. Entre sus puntos álgidos destacó un quiebro, clavando en los medios y arriesgando mucho.

Álvaro Montes, muy entregado, aportó aires de toreo campero, especialmente a la hora de recibir a sus toros, a portagayola y garrocha en mano. En su primero, manejable, destacó toreando con Cuchara en banderillas. Clavó bajo en la mayoría de los casos. Con el buen quinto, faena desigual, con muchos guiños a la galería. Mató de certero rejonazo y fue premiado con un trofeo.

En el espectáculo que cerró la Feria del Aniversario quedó grabado un nombre, el de Diego Ventura, quien, con suficiencia, sumó su novena Puerta Grande en Las Ventas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios