Los carteles de abono de El Puerto son bien acogidos, pero con frialdad

  • Se echó de menos desde José Tomás hasta a un novillero sin caballos de Chiclana

Los carteles de verano en la plaza de toros de El Puerto, presentados la noche del miércoles, tuvieron una fría buena acogida, al menos esa es la paradójica impresión que se respiraba en el rendez-vous posterior a la puesta de largo, en el patio de armas del Castillo de San Marcos.

Tan buena acogida como la que tuvo un tal Pavón, alguien muy fino y también frío, que estuvo en boca de todos. Entre el no están mal y el a mí me gustan andaba la impresión general, aunque cada aficionado echaba en falta el condimento de su libro de gustos: su Perera o su Curro Díaz particular. Lo que está claro es que a Rivera Ordóñez lo quieren ver pocos, a la vista de los comentarios.

Frialdad al presentarse los carteles ya que no fue aplaudido ninguno y las dos únicas salvas fuera de lo habitual surgieron cuando el presentador habló de Fermín Bohórquez Escribano por su trayectoria en el mundo del toro y homenaje; y de la jefa de prensa de la empresa Serolo -María Mendoza- por su felicitado trabajo.

Y frialdad en las preguntas de los cronistas taurinos. Ya se sabe que es muy propio de la prensa taurina de esta zona preguntar cosas en las ruedas de prensa que luego no publica. Se preguntó con vehemencia por qué no estaban anunciados desde la primeras figura del toreo al más modesto alumno de la Escuela de Chiclana, pasando por Juan José Padilla, Arturo Macías, Jesuli de Torrecera y hasta una ganadería de campanillas como Fuente Ymbro, o la buena de Clotilde Calvo del año pasado. Por esta vez desde el más grande al más pequeño, todos fueron iguales ante la empresa.

Cómo sería la nómina de ausencias que hasta el alcalde echó de menos a dos toreros prácticos locales: el entrañable Bimbo, y El Pajarito, habitual en las fiestas taurinas de la venta "El Cepo".

Sebastián Rodríguez, máximo responsable de la empresa, tenía las respuestas: "La vaca no da tanta leche para José Tomás. El quiere dos más de relleno y hay que rematar los carteles. No se puede costear un cartel de figuras porque su caché es demasiado alto". 400.000 Euros era el rumor que circulaba entre los asistentes.

Fuente Ymbro: dijo Sebastián Rodríguez que pedía ocho millones de pesetas y que esa corrida no la querían las figuras; que le dijo que no venía hace tiempo ya, a través del veedor.

Jesuli de Torrecera: porque ni siquiera el empresario puede poner a su propio sobrino -que es matador de toros y se ha hecho banderillero- en su natal Albacete. Aquí en El Puerto sí que lo puso.

¿Algún alumno de la escuela de Chiclana en los festejos de promoción? preguntó muy quejoso uno de los invitados, a la vez directivo de la escuela chiclanera. Pues que de diez ya vienen nueve de por aquí. Esto levantó protestas de otros invitados acerca de que se estaba acabando con la cantera.

Más descorazonadora fue la aplastante respuesta que dio a la cuestión de que Alejandro Morilla tuviera que pechar otra vez con la corrida torista: que lo pondría en un cartel de figuras pero que las figuras no quieren torear con él. Entonces a lo mejor podía haberlo puesto en la de Osborne.

Pero al final, paz y un rato de cordial cháchara sin una voz más alta que otra. Se acabaron las acritudes y patio del Castillo de Grupo Caballero no fue de armas: o se fueron los invitados descontentos, o aquello lo arregló un tal Pavón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios