El isleño David Galván toca pelo y firma lo más destacado en Alicante

  • Destacaron tres novillos de la bien presentada y manejable novillada de Martelilla

La Feria de Hogueras echó el cierre con escaso ambiente en los tendidos en una novillada en la que David Galván hizo lo de más calado artístico del festejo, cortando una oreja al igual que López Simón. Alfredo Bernabeu debutó con picadores sin fortuna.

Se lidiaron novillos de Martelilla y Casa de los Toreros, bien presentados, con cuajo y romana. Manejables en general, destacando tercero, cuarto y quinto.

David Galván, ovación y oreja con fuerte petición y dos vueltas al ruedo. López Simón, vuelta al ruedo y oreja. Alfredo Bernabeu, que debutaba con picadores, ovación y palmas de despedida. Menos de un cuarto de plaza.

El isleño David Galván apenas si pudo mostrar su excelente corte de torero ante el primero de la tarde, con el que se mostró voluntarioso y arrojado, poco más, ya que era tan noble como escaso de fuerzas. Con el cuarto, todo cuanto hizo estuvo presidido por el buen gusto.

Alberto López Simón demostró estar preparado para retos mayores. Fácil con capote y muleta ante el segundo de la función, su personalidad llegó con fuerza a los tendidos, iniciando el trasteo toreando en redondo de rodillas y dejándose llegar mucho al de Martelilla, imprimiendo temple en las telas. El reiterado fallo con los aceros provocó que se esfumara el posible triunfo y dio una vuelta al ruedo. Con el quinto, López Simón tiró de ambición para que no se le escapara el triunfo.

Alfredo Bernabeu, una de las esperanzas de la escuela taurina alicantina, no pareció acusar en exceso los nervios en la tarde en la que debutaba con los del castoreño y tras brindar a su padre dejó una faena interesante ante su primero, más templada y bien llevada sobre la mano diestra que al natural. Quiso matar al encuentro, pero pinchó en repetidas ocasiones y hubo de conformarse con saludar una ovación.

Ante el que cerró la función -que volteó al banderilleo Montoliu sin consecuencias-, menos colaborador y que exigió mayores recursos técnicos, acusó las lógicas lagunas y la faena nunca llegó a levantar el vuelo deseado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios