"Aunque soy muy joven, me siento listo para alcanzar lo máximo"

  • Será apoderado por Javier Chopera y el taurino sevillano Jesús Rodríguez de Moya · Hoy comienza su campaña en Zacatecas y actuará dos tardes en La México

Joselito Adame, que cuenta con un lustro de alternativa, aunque tan sólo tiene 23 años de edad, es uno de los diestros prácticamente inéditos y con condiciones y cualidades suficientes para un gran salto en la próxima temporada. En 2012 únicamente toreó una corrida en España, en Sevilla, donde cortó una oreja en la Feria de Abril a un toro de Conde de la Maza, tras una de las faenas más bellas de la temporada. Después de ello únicamente contó con otra oportunidad, en Nimes, donde también triunfó con toros de Victorino. Tras romper con Simón Casas ha sellado un acuerdo de apoderamiento con Javier Chopera y Jesús Rodríguez de Moya.

-¿Por qué y cómo surge ésta nueva representación?

-Después de mi actuación en Sevilla tuve conversaciones con varias personas. Decidí un nuevo apoderamiento con Jesús Rodríguez de Moya y Javier Chopera por la gran ilusión que encontré en ellos.

-¿Por qué rompió con Casas?

-No salió bien y decidimos seguir cada uno por nuestro lado.

-¿Qué sensaciones le quedaron de su tarde triunfal y debut en la Feria de Abril?

-Fue bastante especial. El sabor, el colorido de la Maestranza, es sensacional. Yo había ido como aficionado al tendido, pero no había pisado el ruedo como torero. Venía preparado y tuve muchas emociones encontradas. La mejor sensación es que pude expresarme.

-Pese al lustro de alternativa está prácticamente inédito.

-Mi carrera está muy virgen. He toreado en Barcelona, Madrid y Sevilla. Aunque soy muy joven y no he toreado mucho, me siento con condiciones para alcanzar lo máximo, llegar al nivel de cualquiera.

-¿Esperaba más contratos tras el triunfo en Sevilla?

-Pasó lo que pasó. La ilusión por el antiguo apoderamiento no fue el mayor acierto. Después de Sevilla sólo toreé en Nimes. Tiempo al tiempo. Ahora, estoy de nuevo ilusionado.

-¿Se va a México desmoralizado?

-No. El domingo -por hoy- toreo en Zacatecas.

-¿Cómo fue su segunda y última actuación en Europa, en Nimes?

-Fue en una corrida de Victorino Martín. En mi primer toro disfruté mucho. Lo pude torear despacio con la mano izquierda. El segundo fue más exigente y estuve muy solvente y capaz. Estaba preparado y con las ideas claras.

-Comienza su campaña en México ¿Qué planteamiento tiene?

-Estoy contratado para 14 corridas. Con lo que consiga, supongo que saldrán muchas más. Intentaré torear el mayor número y en carteles con categoría.

-¿Actuará en la Monumental, donde salió a hombros el año pasado?

-Sí. Se han cerrado dos tardes, aunque todavía no hay carteles.

-¿En qué momento se encuentra el espectáculo en su país?

-Gracias a un grupo de toreros jóvenes, se está integrando mucho el público.

-¿Toreará en otros países americanos?

-Entra dentro de nuestro planteamiento, pero todavía no hay nada concretado.

-Joselito, ¿qué ha sido lo más duro hasta llegar aquí?

-Dicen que sarna con gusto no pica. No me quejo. He tenido momentos duros y otros dulces.

-Parece que no le sobraron las oportunidades.

-Eso es duro, pero quizá sea bueno para madurar. Lo que necesito es que me abran las puertas de las plazas de máxima categoría.

-Las dos corridas de este año tampoco son de las de las figuras...

-He matado algunas duras, como por ejemplo las de Sevilla y Nimes de este año -Conde de la Maza y Victorino Martín-. Es más complicado triunfar con corridas duras. Pero si eres capaz de hacerlo, quiere decir que hay más probabilidades de lograrlo que con las otras.

-En este sentido, ¿se siente encasillado?

-No estoy encasillado. Hay que alcanzar triunfos y cuando llegue el momento, poder elegir.

-Con 18 años tomó la alternativa ¿Le frenó la enfermedad que contrajo en 2008?

-Al principio de aquello se vino todo abajo. Fue en Aguascalientes, por una transfusión, el 24 de abril de 2008. Yo llegaba embalado, tras triunfar en mi alternativa -Arles, el 7-9-2007; tres orejas-. Reaparecí en Guadalajara y no me tenía de pie. Me descubrieron una hepatitis. Me advirtieron que no volviera a torear o podía pasar lo peor. Estuve muy mal durante cuatro meses. Tardé en recuperarme física y emocionalmente.

-¿Y luego?

-En 2009 toreé 20 corridas; en 2010, 13; y en 2011, 7, incluida la confirmación en Madrid.

-¿Cómo evoluciona su toreo?

-He ido creciendo y progresando bastante. De novillero me sentía capaz y muy fuerte. Llegué a la alternativa con raza de torero joven y valiente. Ahora quiero torear con más elegancia, pureza y gusto, con muletazos más largos y despacio, sin olvidar la variedad que siempre he tenido con el capote.

-Planificación para la temporada española 2012.

-Entrar en las primeras ferias.

-Y su meta.

-Llegar a la primera línea. Ser figura del toreo, mundialmente reconocido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios