El modesto Palazón sale a hombros y le gana la partida a la pareja de moda

  • Manzanares corta una oreja en su plaza alicantina y Morante se va de vacío

Ganadería. Toros de Juan Pedro Domecq y Parladé (Cuarto de la suelta). Primero y segundo, deslucidos. Tercero, bueno. Cuarto, de Parladé, deslucido. Quinto, encastado. TOREROS: Morante de la Puebla, saludos tras petición y saludos tras aviso. José María Manzanares, ovación y una oreja. Francisco José Palazón, dos orejas y palmas. Incidencias. Cuarta de Feria. Tres cuartos de entrada. Luis Blázquez, de la cuadrilla de Manzanares, recibió una voltereta al intentar apuntillar al quinto y pasó a la enfermería, aunque abandonó la plaza junto a sus compañeros.

El diestro Francisco José Palazón ha conseguido un gran triunfo en el tercero, un astado bueno al que ha cortado las dos orejas. El torero, a pesar de ser su primera corrida del año, ha estado magistral, en una labor cargada de torería, cadencia, empaque y despaciosidad, hasta el punto que le ha ganado la partida a las dos figuras del momento -Morante de la Puebla y José María Manzanares- que han abandonado el coso alicantino a pie mientras que Palazón ha salido a hombros.

Palazón, ante el tercero, ha cuajado una faena de muleta exquisita tanto en el toreo fundamental como en el accesorio, basada en el temple y en la que ha sobresalido al natural, llevando al toro muy largo con pases de pecho interminables y sentidos. Estocada certera y dos orejas.

No pudo doblar el triunfo Palazón con el segundo de su lote, que tardeó más y se desplazó menos.

Todo lo que hizo Morante de la Puebla a su noble primero no terminó de calar en los tendidos aunque el torero ligó momentos de brillo frente a un toro que embistió falto de raza tras el tercio de varas, por lo que lo de mayor altura fue con el capote.

El segundo del lote de Morante fue un toro deslucido y tobillero frente al cual el torero se afanó mucho en robarle todas las embestidas que pudo para no irse de vacío, objetivo que no logró por fin, siendo obligado a saludar.

El ídolo local si que cortó oreja. Manzanares recetó una gran estocada a su primero, toro que tuvo el defecto de lanzar derrotes. Fue aplaudido.

Mejor partido ofreció el quinto toro al alicantino, que pudo prolongar la embestida sobre todo por el pitón derecho, logrando series estimables y sumando dos tandas al natural que llegaron mucho al público. Lo citó a recibir en dos intentos y afloraron los pañuelos para la oreja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios