Un museo para el jamón de Trevélez

  • Jamones Vallejo inaugura hoy un espacio que relata la historia de este producto identificativo de la Alpujarra granadina

  • Completa la oferta de visitas guiadas, tienda, secadero y hasta restaurante

Cuando la iniciativa empresarial se une a la pasión por un territorio y un producto, el resultado no puede ser mejor. Y si no que se lo digan a Luis Jorge Vallejo Chica, gerente de Jamones Vallejo, de Trevélez, que ha generado todo un reclamo turístico y de negocio en torno a este producto, una joya granadina y alpujarreña con Indicación Geográfica Protegida que a partir de ahora tiene un nuevo emblema: su propio museo.

El presidente de la Diputación, José Entrena, acudirá hoy a la inauguración del Museum Vallejo Jamón Experience, el primer museo del jamón de Trevélez iniciativa de esta empresa que se suma a los apenas cinco o seis que existen en el resto de España y que espera ser un reclamo turístico para la zona.

Su origen, como el resto de proyectos de la empresa, ha surgido de la iniciativa empresarial y la visión de negocio de Luis Jorge y su hija y socia Cristina Vallejo Gómez. La empresa ha tenido hasta hace unos años una actividad exclusiva: la producción y venta de jamones, su actividad principal desde 1951 y que le lleva a vender unos 35.000 jamones al año. Pero, como la vida, se ha ido adaptando al reclamo de los clientes y turistas.

"Como trabajo fin de carrera de mi hija Cristina se nos ocurrió hacer una página web para vender productos de la Alpujarra", relata Vallejo. Y a partir de ahí comenzó todo. Primero habilitaron un almacén para los productos y después dieron el paso a abrir una tienda física propia junto al secadero. "Pero subía poca gente", por lo que le dieron una vuelta a la idea y recurrieron al marketing. "Pusimos un jamón gigante en la puerta y abrimos el secadero y la fábrica a visitas guiadas", haciendo así más atractiva la llegada hasta la empresa y completando los servicios.

Y siguieron. "La gente que venía nos preguntaba que dónde podía comer, así que nos decidimos a abrir una cueva-restaurante con capacidad para 60 comensales y con más de 1.200 jamones colgados en el techo". Allí ofrecen una carta gastronómica a base de productos de Granada y de la zona, muchos de los cuales se pueden comprar después en la tienda. "Lo que sí huimos es de los platos típicos ya que eso lo ofrecen el resto de establecimientos, por lo que variamos un poco la oferta" incluyendo chacinas, habas con jamón o albondigones.

Entre los clientes del restaurante era raro quien no preguntaba por la historia del jamón, de la empresa... así que para satisfacer esa demanda editaron con el profesor Juan González Blasco un libro en dos tomos con 750 páginas con la historia del jamón de Trevélez. Y el último capítulo por ahora de esta empresa ha sido la creación del museo del jamón, que ocupa unos 200 metros cuadrados, "es interactivo, en cinco idiomas y ofrece toda la historia del jamón y los procesos de curación de un producto único que sigue contando aquí con una producción 100% natural y que se sigue realizando con la tradición desde los años 50 aunque adaptando las tecnologías". Además, muestra cómo eran los primeros salazones; el sello de la reina Isabel II, que dejó que se estampara la corona real en los jamones de Trevélez en 1862; cómo se cura el jamón en un vídeo de un minuto y medio que recoge las fotos realizadas diariamente durante dos años; un minicurso de 4 minutos sobre cómo cortar jamón,... El objetivo es "ofrecer una visión amplia del jamón de Trevélez y dar una oferta turística diferente completando lo que ya existe", relata Vallejo.

Las reservas se pueden realizar por la web www.jamonesvallejo.com y hay varias opciones: desde la entrada libre por 3,90 euros con visita al secadero y al museo, copa de vino y tapa de jamón; o la visita guiada con un maestro jamonero para grupos por 20 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios