Terminar las vacaciones sin llegar a la ruptura

  • Las parejas pasan mucho tiempo juntas en verano y eso puede conllevar una posible separación al terminar el periodo estival

Las vacaciones en pareja pueden tener un efecto negativo en las relaciones y llegar incluso a provocar una ruptura. Las vacaciones en pareja pueden tener un efecto negativo en las relaciones y llegar incluso a provocar una ruptura.

Las vacaciones en pareja pueden tener un efecto negativo en las relaciones y llegar incluso a provocar una ruptura. / G. H..

Agosto es un mes que se espera como agua de mayo porque por fin se dispone de tiempo para hacer lo que a uno más le apetece. Pero no siempre esto resulta beneficioso. La llegada del verano supone aumentar el tiempo compartido con la pareja y, a veces, eso provoca situaciones de conflicto que pueden conducir a las rupturas sentimentales. En ese sentido, para muchos las vacaciones pueden tornarse una auténtica pesadilla. Pero si se siguen una serie de pautas y consejos se puede sobrevivir a las vacaciones y llegar a septiembre en el momento más álgido de la relación.

En primer lugar, es importante buscarle un tiempo concreto y un espacio a la pareja. En vacaciones se tienen muchos planes y a veces se suceden aquellos en los que se excluye a la pareja. Por eso es recomendable llegar incluso a establecer un día dedicado al amor en el que se organice un encuentro con la pareja en el que sólo ella sea el centro de atención. A ser posible, además, ese encuentro debe ser especial y salirse de la rutina establecida. En contraposición , hay que señalar que la pareja no puede convertirse en el centro de atención durante todos los días. Es bueno que cada uno invierta tiempo en sus aficiones.

Para sobrevivir a las vacaciones en pareja hay que equilibrar tiempos y actividades

Otra de las recomendaciones es no buscar relaciones sexuales finalistas, sino aquellas en las que ambos miembros de la pareja se sientan satisfechos. Para eso hay que tener en cuenta que la satisfacción no siempre es orgásmica, sino que en ella influyen factores como la preocupación del uno por el otro o el sentirse deseado. Por otro lado, es importante desterrar la idea de que el sexo es fundamental y que la pareja sin relaciones sexuales va fatal. Hay parejas que con poco funcionan bien y otras que con mucho funcionan regular. Cada pareja y cada relación son un mundo a explorar. En ese sentido hay que destacar que importa más la cantidad que la calidad.

Controladas las relaciones sexuales, algo a lo que no debe reducirse la relación de pareja es a no planificar actividades para tener mayor garantía de éxito. Dejarlo todo al azar sólo sale bien en las películas y no gozar de la espontaneidad idílica que venden las cintas cinematográficas puede llegar a frustrar. Aunque no hay que olvidar que no se pueden tener planes divertidos a cada minuto. Eso resulta tremendamente agotador y puede generar discusiones.

Por último, algo aplicable no sólo a las parejas, sino a cualquier individuo, es la abstinencia digital. El uso prolongado del móvil durante las vacaciones no nos desconecta de nuestra vida diaria, por lo que no descansaremos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios