El bosque secreto del Metro

  • Un proyecto pionero permitió transplantar los árboles del trazado durante el transcurso de las obras

  • Han sobrevivido decenas de especies en unos terrenos ubicados junto al Ecoparque

Cuando las obras sacuden el asfalto de las ciudades es muy común talar árboles y sustituirlos por unos nuevos. Una medida drástica que en numerosas ocasiones ha provocado el alzamiento de vecinos que, después de vivir durante décadas acompañados por la sombra de estas especies, se oponen a su destrucción. Lo curioso es que en Granada hay experiencias de lo contrario. El equipo que desarrolló las obras del Metro decidió conservar parte de los árboles que decoraban las calles por las que hoy circulan los tranvías. Para ello, la Agencia de Obra Pública se unió al departamento de Botánica de la Universidad de Granada y al Ayuntamiento para llevar a cabo un proyecto pionero cuyos resultados son hoy todavía visibles. Se trata del Metroparque, una zona verde situada junto al Ecoparque donde conviven las especies que poblaban las aceras y rotondas de Granada.

Desde la Circunvalación es visible esta zona verde utilizada sobre todo por personas que pasean a sus mascotas. Se trata de unos terrenos de cerca de 44.000 metros cuadrados con pequeñas agrupaciones de especies como olmos, plátanos de sombra, palmeras, cipreses, moreras o ginkgos biloba que hablan de la historia verde de la ciudad. Con esta actuación, Metro de Granada intentó conservar en la medida de lo posible las especies extraídas de la traza del tranvía para garantizar su preservación.

El Ayuntamiento planea convertir la zona en un gran parque cuando haya presupuesto

Para la implantación del Metroparque, la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía contó con el asesoramiento de un equipo de expertos que trabajó, de manera coordinada, con el Departamento de Botánica de la Universidad de Granada. Este grupo se encargó de elaborar tanto el protocolo para el trasplante de las especies arbóreas, que en una primera fase se superó con más de un 70% de adaptación a la nueva ubicación, como de la ordenación del Metroparque. Una vez realizados los cuidados necesarios de los árboles, el parque fue entregado al Ayuntamiento de Granada con el objetivo de su puesta en uso al servicio de la ciudadanía.

A pesar de que el proyecto se llevó a cabo en 2012, por el momento no ha sido posible desarrollar ninguna actuación. El debilitado estado de las arcas municipales no favorece el desarrollo de esta zona verde donde por ejemplo sería interesante colocar paneles informativos para contar la historia de estos árboles que, contra todo pronóstico e inmersos en una obra que fue faraónica, tuvieron una segunda oportunidad.

El concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Granada, Miguel Ángel Fernández Madrid explica que sería interesante conectar esta zona verde con otro parque que queda al otro lado de la autovía. Pero para ello todavía queda tiempo. Hace falta cuadrar el presupuesto de 2018 que en estos momentos tiene que sufragar otras obligaciones más urgentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios