Una brújula para guiar el talento y la creatividad

  • Cientos de granadinos asisten al concurso 'Jóvenes Talentos de Relato Corto' con el instrumento de navegación como inspiración

El certamen Jóvenes Talentos de Relato Corto, organizado por Coca-Cola, sigue llenando las aulas tras 58 ediciones. Cientos de alumnos granadinos de segundo de la ESO, seleccionados con anterioridad por sus profesores para participar en la fase provincial de la que sólo tres concursantes pasarán a la autonómica, participaron ayer en una Facultad de Ciencias entusiasmada.

El jefe de comunicación del Área Sureste de Coca-Cola en España, Alejandro García, mostró su alegría ante la popularidad del concurso, que no ha dejado de crecer desde su primera edición en 1960. "Estamos muy satisfechos con la participación de los jóvenes. Sabemos que no es fácil escribir un relato en dos horas, pero lo importante es que vivan esta experiencia de la mejor manera posible y que se diviertan", explicó García, que destacó la importancia de estimular la creatividad y el talento de los estudiantes, verdadero objetivo final del concurso. "Más de diez millones de alumnos han pasado por el concurso desde su primera edición. No se trata de un evento menor", afirmó.

Los alumnos se dividieron en tres clases: una para los pueblos de la costa y las Alpujarras, otra para Granada capital y una última para el resto de municipios de la provincia. Tras la prueba se selecciona un ganador por cada grupo que, además de ganar un premio, pasarán a la final autonómica.

A pesar de estar acompañados por sus profesores, los alumnos no pudieron evitar los nervios al ver la enorme cantidad de alumnos que se presentan. No obstante, algunos se mostraban bastante tranquilos, como es el caso de Pablo y Elena, alumnos del centro Juan XXIII de la Chana, quienes aseguran que nunca se habían planteado escribir relatos. "No creía que iba a ser seleccionado, a mi me gusta la astrofísica y nunca he pensado dedicarme a la escritura", reconoció el estudiante. Los que más orgullosos estaban eran los padres y profesores que acompañaron a los participantes hasta el inicio de la prueba. María Teresa, profesora del centro Compañía de María, se mostró muy confiada en la capacidad de sus alumnos. "Si escriben con el mismo entusiasmo que tienen les saldrá algo muy bueno", aseguró la profesora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios