Las cocinas de Carmela

Las cocinas de Carmela Las cocinas de Carmela

Las cocinas de Carmela

El sabor propio de las cocinas de Carmela se distribuyen por toda Granada. Es la estrategia perfecta para que nadie se quede sin probar ninguna de las especialidades que salen de sus fogones. Este plan maestro elaborado para todos los paladares surge del matrimonio formado por Carmen Henares y Pepe Fernández, un tándem ideal en cuanto a negocios se refiere. Esta pareja, con más de 30 años de experiencia en hostelería, regentan en la actualidad tres restaurantes en la ciudad: el Carmela, el Pescaíto de Carmela y la Cuchara de Carmela.

El que hoy ocupa estos párrafos, el restaurante Carmela, está ubicado en la calle Colcha número 13, justo en la boca del barrio Realejo y en un rincón especialmente idóneo para que quien pase cerca tenga que plantearse tomar algo allí.

SugerenciasLas croquetas de jamón y las de morcilla, y la tortilla de patatas

Alejados de la cultura gastronómica enfocada a turistas, pese a su localización, en este lugar se aprecia especialmente a la clientela granadina, que supone según sus dueños el 60% del total. No es de extrañar que los oriundos que saben dónde comer bien elijan el Carmela como sitio donde parar. Su carta contempla la típica cocina andaluza aunque actualizada a las nuevas formas de presentación y preparación.

Entre los platos preferidos por sus dueños aparecen -entre una amplia gama de ensaladas- el timbal de aguacate, las croquetas de jamón y las morcilla, además de las alcachofas con foie casero. Por otra parte, su carta guarda un lugar especial para carnes -rabo de toro estofado, puntas de solomillo al Pedro Ximénez, cordero asado en su jugo con permentier-; pescados -bacalao mozárabe, salmón con verduras salteadas y salsa teriyaki-; platos de cuchara; arroces y pastas -arroz negro, ibérico de presa y chorizo con alcachofas o musaka de verduras-; postres -coulant de chocolate, peras al vino con helado de yogurt o leche frita con helado y salsa de frutos rojos-, tostas y platos para compartir como por el ejemplo el pulpo a la gallega, las berenjenas fritas con miel, las alitas de pollo con salsa de soja y miel de caña, la tortilla de patatas -hecha en el momento de pedirla-, el flamenquín cordobés, o la presa ibérica.

En definitiva, el restaurante Carmela ofrece una terraza y un precioso salón donde pasar las noches de verano así como un sinfín de posibilidades para satisfacer el apetito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios