La devoción al Señor del Rescate hace historia

  • La lluvia no consigue deslucir los actos previstos con motivo del 300 aniversario de la imagen, que recibió la distinción de la Granada de Oro por parte del alcalde, Francisco Cuenca

La agenda cofrade del fin de semana ha estado marcada por los actos conmemorativos de la hermandad del Rescate en torno a su titular, del que se celebra el tercer centenario desde su bendición. La noche del sábado contó con un besamanos extraordinario al Señor del Rescate, presentado con pelo natural, nimbo y corona de espinas; y, a las puertas de la iglesia de la Magdalena, centenares de personas haciendo cola bajo la lluvia aguardando para acceder al templo. La intensa lluvia del domingo ha frustrado el itinerario previsto para el traslado de la imagen hasta la iglesia de la Virgen de Gracia, donde a partir de este lunes tendrá lugar el quinario al Cristo rescatado de Diego de Mora.

La Granada de Oro

La mañana del sábado arrancaba con una celebración religiosa y otros actos culturales que pretendían recordar los 300 años de fe y devoción al Señor del Rescate en la ciudad de Granada. Por este motivo, la corporación municipal acudió hasta la iglesia de la Magdalena para hacer entrega a esta histórica imagen de la Granada de Oro; una distinción que le fue impuesta al eccehomo por parte del alcalde de la ciudad Francisco Cuenca.

Un besamanos que hace historia

Poco después de las nueve de la noche abría al público las puertas de la iglesia de la Magdalena. El Cristo del Rescate, en penumbra, antecedido por seis grandes blandones, se presentaba a los pies del presbiterio, con una estampa del todo inusual: un postizo de pelo natural en la cabeza, nimbo de plata y corona de espinas ceñida sobre las sienes. De esta forma, la hermandad quería recuperar, aunque solo por una noche, la estética originaria con la que fue concebida por su autor en 1718.

Ante las plantas del Señor del Rescate pasaron cientos de personas durante toda la noche, con colas de hasta dos horas para poder acceder al interior del templo. La lluvia, aunque no dio tregua, no consiguió amedrentar la participación de fieles y cofrades que no quisieron perderse esta convocatoria.

Un traslado pasado por agua

Este domingo estaba previsto que el Señor del Rescate realizara buena parte del mismo recorrido que en la procesión que presidió, con motivo de su bendición, el 19 de marzo de 1718. Una pequeña salida extraordinaria que tenía como intención rememorar este domingo dicha efeméride antes de que la imagen sea depositada temporalmente en la iglesia de Gracia, donde a partir de este lunes, tendrá lugar el quinario extraordinario al Rescate.

La junta de gobierno, aprovechando la tregua que dio la lluvia, visitó la Plaza de la Trinidad, en recuerdo del lugar donde se ubicaba el convento de trinitarios calzados y en el que la imagen del eccehomo de Diego de Mora recibió culto hasta mediados del siglo XIX.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios