El mar lanza un SOS

  • Una treintena de voluntarios realiza una limpieza de fondos en la playa de Castell, recuperando 300 kilos de residuos que no volverán a contaminar

La señal de SOS es urgente. Cada vez hay menos vida en el mar y la culpa es probablemente de todos. Desde los políticos que no adoptan medidas efectivas desde las altas instancias hasta el bañista que tira una lata al mar. Los científicos auguran que si no se corrige esta deriva, en unas décadas habrá más restos plásticos que peces en sus aguas y las últimas publicaciones aseguran que los microplásticos ya han entrado en la cadena alimentaria de especies de consumo humano.

Una treintena de voluntarios, muy concienciados con esta triste realidad, pusieron ayer su granito de arena para que los fondos de la playa de Castell de Ferro estuvieran más limpios. Así, desde las diez de la mañana realizaron inmersiones controladas a unos 6 metros de profundidad para sacar todo lo que nunca debió llegar al mar.

Desde la Sección Científica Universitaria de Buceo de Apoyo Logístico a la Investigación, inscrita en la UGR y compuesta por buceadores científicos de diversas ramas universitarias, se ha promovido esta acción realizada por buceadores voluntarios.

La iniciativa, según su director técnico, Juan Diego López-Arquillo, "nace con un triple objetivo: por una parte, se extrae basura marina -sin afectar a organismos del fondo-. Por otra, se conciencia a la ciudadanía local para evitar contaminaciones futuras y, por otra, se obtiene información de esas basuras marinas (origen, composición, profundidad…) que se incorporan a bases de datos que son utilizadas por diversos estudios en marcha".

Esta limpieza de fondos marinos de la playa de Gualchos-Castell de Ferro ha sido apoyada por la Concejalía de Medio Ambiente y Turismo del Ayuntamiento de Gualchos-Castell de Ferro, preocupada por el estado de sus fondos, y se encuadra también en los actos que en toda España se promueven por la red de vigilantes marinos durante este fin de semana, y que en conjunto han facilitado la remoción de toneladas de basura en puntos de toda la geografía costera española.

"Las sospechas que teníamos eran ciertas y hemos sacado fundamentalmente material agrícola", comentó Sara Malosetti, secretaria de Scuba Life (siglas de Sección Científica Universitaria de Buceo de Apoyo Logístico a la Investigación, Formación y Especialización).

En total, 300 kilos de residuos que no volverán a contaminar más y que fueron pesados y clasificados, tras un almuerzo en el que los restaurantes de la zona colaboraron. "Se ha volcado todo el mundo con nosotros, estamos muy agradecidos, y haremos seguramente más cosas aquí", añadió Manuel Carrión, vocal de Medio Ambiente de Scuba Life.

La empresa local de buceo Aquamarina, también colaboró a nivel logístico. Su director, Antonio Jódar, les orientó sobre cuáles eran los puntos más calientes, como éste situado en la desembocadura de la rambla de Castell de Ferro. El empresario señaló que "en esta zona hay una gran concienciación y en este municipio hay una gran vinculación con el mar".

Eso es precisamente lo que se necesita y la Costa de Granada lleva años a la vanguardia en la ejecución de programas de investigación y acciones ciudadanas para mejorar la salud de los mares. En Alborán, precisamente, comenzaron hace años los primeros cursos de buceo científico que, desde el Centro Mediterráneo de la Universidad de Granada, son de los muy pocos que se organizan en España. En estas mismas costas se han realizado los estudios del proyecto Ecopuertos, que han extraído y estudiado 37.000 objetos depositados tanto en fondos costeros como en los fondos batiales y abisales (a más de 1.000 metros de profundidad). Y ayer, domingo, la Costa Tropical volvió a implicarse con la salud del mar, con esta limpieza de fondos con caracterización de residuos.

Juan Diego López-Arquillo explicó que "aparte de la necesaria limpieza, estas colaboraciones para la ciencia hacen visibles estudios y proyectos de investigación necesarios para obtener datos de cómo esas basuras están afectando a los mares y a nuestra propia salud, cuál es el origen de estos residuos y cómo podemos evitarlo -pues si no se actúa en el origen del problema éste seguirá produciéndose- y también se interesan por cómo podemos aprovechar estas basuras para producción de productos aislantes, aditivos para construcción, envases reciclados ..."

"Con las acciones como la organizada este fin de semana en la playa de Castell de Ferro, en la costa de Granada, queda claro que la suma de organizaciones especializadas, administraciones públicas y voluntarios es una de las más importantes soluciones para acabar con el problema de las basuras marinas en nuestro Mediterráneo", concluyó López-Arquillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios