Los pasos más eléctricos

  • Cinco desfibriladores estarán en las estaciones de penitencia para asegurar la seguridad cardiovascular

La próxima Semana Santa en Granada pretende ser más segura y saludable: a las habituales ayudas y servicios prestados por la Cruz Roja y el 112, se les suma cinco desfibriladores presentes en los cortejos que las cofradías lleven a cabo, para su uso en paradas cardiorrespiratorias.

Estos aparatos fueron presentados el día de ayer, en el que el presidente de la Federación de Cofradías de Granada, José Muros, recibió del alcalde, Francisco Cuenca, los cinco desfibriladores que se usarán durante las procesiones. Estos aparatos de obligatoria presencia en eventos deportivos, como el fútbol, fueron cedidos por la empresa Emasagra, que colabora así a mejorar la seguridad de los miles de visitantes que disfrutarán de las fiestas.

Las cofradías serán las encargadas de repartir los desfibriladores y de su correcta utilización

Para un correcto uso de los mismos, está previsto que las 32 cofradías de la ciudad reciban hoy un curso formativo, por parte de protección civil, con el que saber usarlos en caso de necesidad. El curso estará impartido por Carlos Acal, graduado en medicina y tendrá lugar en la sede de la federación, abierta para todos los que estén interesados.

El desfibrilador, inventado por el profesor Frank Pantridge en 1965, es un aparato muy común en los centros médicos y empieza a serlo en lugares donde se juntan multitudes o se realizan actividades deportivas. Se trata de un dispositivo electrónico que diagnostica y trata la parada cardiorrespiratoria cuando es debida a desfibrilación ventricular sin pulso. El desfibrilador emite un impulso de corriente continua al corazón, pudiendo este retomar su ritmo eléctrico normal.

Esta medida se suma a las ya anunciadas en materia de accesibilidad y seguridad, que pretenden garantizar así la sucesión de las fiestas con la mayor normalidad y mejorar las experiencias de los visitantes y granadinos que se acerquen a disfrutar de las procesiones y actividades programadas. Algunas de estas, como los novedosos talleres sensitivos, estarán dirigidas a los discapacitados audiovisuales y auditivos. Otras, como la ampliación de los espacios destinados a personas con movilidad reducida, tienen por objetivo hacer de esta Semana Santa la más accesible de todas sus ediciones. Sólo la lluvia podría estropear la semana que se viene por delante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios