El regreso del gran embajador culinario

  • Jorge Brazalez, el flamante campeón del programa Masterchef, vuelve a su ciudad como figura clave en la representación de la gastronomía granadina

"Mi ciudad, mi nido, mi hogar", con estas palabras un chef muy telegénico inmortalizaba su gesta con la firma en el libro de la ciudad en el Ayuntamiento de Granada. Jorge Brazalez, flamante campeón del conocido programa de televisión Masterchef regresaba a su casa como un hijo pródigo, con tintes incluso heroicos.

La ceremonia de recepción comenzó en la plaza del Carmen y terminó en una de las salas del Consistorio, fue una mañana inusual en los pasillos del edificio pero la ocasión bien merecía un cambio en la tónica habitual. Era mediodía y el calor asfixiante luchaba en valde por hacerse con los primeros planos.

El cocinero que regresa a su tierra con la fama de estreno, se ha hecho un hueco en el panorama mediático gracias a su buen hacer frente a los fogones, aunque se puede decir que el destino de este granadino era saborear las mieles del éxito. Todo comenzó pegando patadas a un balón de fútbol, lo que le valió una carrera como jugador profesional. Así, de gol en gol y de equipo en equipo Jorge Brazalez aterrizó en el club colombiano América de Cali, donde según cuenta él mismo conoció la fama como jugador.

Pero pese a que la cocina y el fútbol no son a priori disciplinas hermanas, tampoco actúan como el agua y el aceite. Tras abandonar el deporte profesional Brazalez se dedicó a otra de sus grandes pasiones, una que latía dentro de él desde niño: el arte de cocinar, de buscar sabores y sobre todo, de contar historias para los paladares ajenos.

El chef, a quien parece que no le ha cambiado la vida desde aquel 28 de junio en el que se alzó como ganador del programa de cocina, apareció ayer en la plaza del Carmen sonriente y rodeado de su familia. En la puerta, los medios y una comitiva institucional encabezada por el alcalde de Granada, Paco Cuenca y el delegado de Cultura Guillermo Quero se congregaban para recibirle.

La visita al Consistorio comenzó con una sorpresa para el chef que encontró a algunos de sus viejos amigos en el patio del edificio. Tras el reencuentro y bajo la mirada orgullosa de sus allegados, "el nuevo embajador de Granada", como le denominó Cuenca, firmó en el libro de la ciudad.

El alcalde quiso, en primer lugar, poner de manifiesto que Brazalez ha permitido "poner en el mapa a Granada como referencia de calidad gastronómica", y subrayó la intención del gobierno de la ciudad de que esta ciudad sea conocida precisamente por eso.

Otro de los asistentes al acto de bienvenida fue el presidente de la Federación de Hostelería, Ignacio Betoret, quien alabó el "ejemplo de esfuerzo y dedicación" que supone el chef para los jóvenes. Guillermo Quero por su parte también agradeció al cocinero su aportación en la promoción de la ciudad y su contribución a que se universalice la gastronomía de la tierra.

Desde luego, el apelativo de nuevo embajador de la ciudad a Jorge Brazalez no le viene grande, pues como él mismo dijo ayer, quería hacer un homenaje a su origen y a su ciudad con el menú que le valió hacerse con el primer premio de Masterchef.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios