La tradición hecha flor

  • Miles de personas acuden a la festividad de la Patrona

  • La ofrenda se mantiene como una cita que no se ve mermada por el paso del tiempo

La tradición hecha flor La tradición hecha flor

La tradición hecha flor

Comentarios 1

La Basílica de la Virgen de las Angustias se convirtió ayer en el centro de congregación de los miles de granadinos que, fieles a la Virgen de las Angustias, quisieron conmemorar la festividad de la Patrona de Granada. Una convocatoria que sigue mostrando el apego de cientos de granadinos y de familias por la imagen y por esta tradición de entregar flores en la festividad de la Virgen.

Este año, quizá con más gente que en convocatorias anteriores, la gente comenzó a congregarse en el entorno de la Basílica y de la Carrera desde más de una hora antes del comienzo de la ofrenda. En el templo, como es costumbre en los últimos años, las puertas abiertas y la imagen de la Virgen asomada a la ciudad en un altar ante el que iban pasando todos los granadinos asistentes para depositar su ramo.

Los fieles llegaron de toda la provincia e incluso de provincias cercanas. Este día está marcado en el calendario en muchas casas y la tradición se hereda de padres a hijos, viéndose familias enteras ya con varias generaciones en las filas. Y todos con sus ramos.

Este año el precio de los mismos oscilaba entre los 3 y los 5 euros. Y hubo que ser precavidos para conseguirlos. A pesar de que se ponen puestos ambulantes por la zona y las carpas tradicionales junto a la Fuente de las Batallas, a media tarde estaban ya casi agotados. Hubo quien tuvo que encargarlo por la mañana para asegurarse su ofrenda.

La espera en la cola, algo tradicional, este año fue intensa. Más de dos horas. La cola a media tarde daba toda la vuelta a la manzana y llegaba a la parte trasera de la Basílica. La espera hubo quien la amenizaba siguiendo al detalle todas las organizaciones y asociaciones que de modo oficial pasan ante la tribuna para dejar su ofrenda. El alcalde de la ciudad, Paco Cuenca, y el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, presidían el atril. El arzobispo abrió la ofrenda con unas palabras en las que habló incluso de la situación de Cataluña y del efecto de las "fracturas y la división". Junto a ellos, autoridades del Madoc, el subdelegado del Gobierno, representantes políticos y los anfitriones: la hermandad de las Angustias y la Basílica.

Como cada año se repitieron los bailes regionales y la entrega de la ofrenda de los Bomberos, q que suele dejar las imágenes más impactantes con la subida hasta la imagen pétrea de la portada de la iglesia. Aunque no participaran en la ofrenda, todos los alrededores de la Basílica estuvieron llenos de público que aprovechaban para ver una de las tradiciones más granadinas.

Y mientras, el mural de flores se iba llenando. Los horquilleros de la Virgen en los andamios iban colocando uno a uno los ramos hasta completar el mosaico, que durará aún unos días.

La próxima cita es el próximo domingo, 24 de septiembre, con la procesión de la Virgen hasta la Catedral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios