Mercados

Una cosecha más corta de cítricos evitará que se repita la crisis de precios

  • Andalucía recogerá un 20% menos de fruta, que se ha empezado a vender con el mismo valor que el año pasado. Grecia y Marruecos también tendrán una producción menor

Tareas de recogida de naranjas mandarinas. Tareas de recogida de naranjas mandarinas.

Tareas de recogida de naranjas mandarinas.

Los almacenes de cítricos de nuestra comunidad empiezan ya con las primeras naranjas y arranca así una campaña que vendrá marcada por una menor producción y el descenso de la cosecha en Grecia y Marruecos, factores ambos que llevan a esperar que no se repita la crisis de precios que ahogó al sector en la pasada campaña.

El ritmo de actividad en los almacenes no es elevado, debido a la presencia aún en el mercado de fruta de Sudáfrica, a lo que se une la ausencia de bajas temperaturas, responsables de un mayor consumo de cítricos entre los consumidores finales.

En general, la campaña de cítricos 2019/20 empieza con cotizaciones medias óptimas para aquella fruta de primera calidad, aunque, en el cómputo general, el Observatorio de Precios y Mercados de la Consejería de Agricultura advierte que habría que tener en cuenta el porcentaje de producción de merma, el calibre de la fruta y aquel volumen de producción que no cumple las características optimas de comercialización, también llamado estrío. Agrega que hay que tener en cuenta que el retraso del inicio de campaña de las variedades más tempranas de determinadas zonas de producción podría verse solapado en el mercado con la recolección de las siguientes variedades.

“Es importante destacar también -añade- la situación actual en el mercado del zumo, el cual se encuentra parado debido a la carga de zumo en tanques almacenado en la campaña previa, así como la comercialización y entrada de zumo concentrado procedentes de los países reconocidos como mayores productores de zumo a nivel mundial, como son: Brasil, Estados Unidos y México”.

Las cotizaciones medias alcanzadas por los cítricos a fecha del presente informe (semana 44 de 2019) alcanzan valores medios superiores a los registrados en la misma semana del año 2018, a excepción del limón, aunque su valor medio va al alza. Concretamente, el limón Fino andaluz logra un precio medio en árbol de 0,29 euros el kilo a todo limón2 y de 0,51 euros el kilo a un corte3, frente a los 0,55 euros el kilo alcanzados en la semana 44 de 2018.

Las mandarinas tempranas del grupo Satsuma y de la variedad Iwasaki, han obtenido un valor medio en árbol de 0,29 euros el kilo, similar al registrado en la misma semana de la campaña 2018/19. La variedad de mandarina Clemenules registra un precio medio de 0,345 euros el kilo, frente a los 0,26 euros el kilo registrados en el mismo periodo de la campaña precedente. Otras mandarinas como las Orogros alcanzan un valor medio de 0,55 euros el kilo. Por otro lado, las naranjas del grupo Navel y, más concretamente, las Navelinas, han obtenido un valor medio de 0,20 euros el kilo, margen que ha fluctuado entre los 0,15 euros el kilo y 0,26 euros el kilo; una horquilla de precio similar a la alcanzada en 2018 (0,17 euros el kilo y 0,24 euros el kilo) en la cual se registró un valor medio de 0,19 euros el kilo.

A la salida de la central de manipulación, el limón Fino alcanza un valor medio de 0,95 euros el kilo en la semana 43 de la campaña 2019/20, frente a los 0,82 euros el kilo registrado en la semana 45 del 2018 (dado que no se dispone de datos en la semana 43 del 2018).

Las variedades de mandarina más tempranas, como son las Satsumas, han obtenido un valor medio a la salida del almacén de 0,58 euros el kilo, mientras que en la misma semana de la campaña 2018/19 las mandarinas tempranas alcanzaron un valor medio de 0,66 euros el kilo; si bien es cierto que, hasta el momento, son pocos los datos obtenidos para registrar un precio medio de la mandarina a la salida de la central de manipulación. Por otro lado, la naranja Navelina ha mantenido un valor medio de 0,5 euros el kilo, frente a los 0,47 euros el kilo de la misma semana y posición comercial en 2018.

Situación internacional

En lo que respecta a la comercialización internacional, el sector andaluz de los cítricos se muestra preocupado por el acuerdo final al que se llegue en el tratado de Mercosur, así como por la situación del Brexit.

En lo que respecta a las exportaciones andaluzas de cítricos, mientras la campaña de Sudáfrica está llegando a su fin, hay que seguir de cerca la de Egipto, que acaba de comenzar en noviembre. En los últimos años este país ha aumentado la superficie general de cultivo, lo que unido a su apuesta por la calidad de su producción, le está llevando a elevar sus exportaciones a Europa.

En el caso de Turquía, aunque su campaña de cítricos también se solapa con la andaluza, sus exportaciones están más dirigidas a abastecer a Rusia, no interviniendo tanto con los objetivos de la comercialización de la producción de cítricos andaluces. Finalmente, otros países productores de cítricos como Grecia y Marruecos, a punto de comenzar su campaña, presentan una disminución de producción debido a las condiciones climatológicas de esta campaña.

Cómo lo ven las OPAS

El presidente de Asaja-Sevilla y Asaja-Andalucía, Ricardo Serra, afirma que “estamos ante una campaña de gran calidad, aunque mucho más corta que la de 2018/19”. “Las condiciones de esta campaña son totalmente distintas, el mercado está mucho más animado y no es previsible que se repita el desastre de precios de la de 2018/19”, agrega.

Asaja-Sevilla recuerda que el aforo oficial estima una producción de 2,18 millones de toneladas en Andalucía, lo que supondría un 6,1% menos de que la producción final de la pasada campaña. En el caso de Sevilla el aforo oficial prevé un descenso del 7,1% frente a la campaña pasada, porcentaje que, según la organización agraria, será aún inferior, “pues según nuestras estimaciones la reducción con respecto a la pasada campaña se aproxima al 20% y va a ser incluso mucho mayor en lo que respecta a las variedades de primera campaña”.

Explican que la presente campaña ha estado marcada por la falta de lluvias “y este déficit hídrico ha sido considerable y ha obligado a incrementar los riegos en gran parte de las zonas productoras”. La organización agraria agrega que los calibres son buenos y la calidad es alta. “Con esta reducción de producción -dicen- no esperamos un atasco, al menos, a final de la primera parte de la campaña. El mercado comienza a animarse con la situación actual, lo que consideramos que es un panorama adecuado y nos lleva a ser positivos respecto a los precios, si bien la reducción de producción va a suponer un importante lastre para los ingresos finales del agricultor”.

El mercado el zumo está parado al haber gran cantidad del año pasado en almacén

Por su lado, el presidente del Grupo de Trabajo de Cítricos de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, Francisco J. Bernal, resalta que la campaña de cítricos va muy adelantada, debido a la meteorología caracterizada por las altas temperaturas y la ausencia de lluvias. “En cuanto a la producción -dice- esperamos menos fruta, sobre todo en naranjas de la familia Navel, ya que se están produciendo muchos destríos en campo, como consecuencia de la falta de calidad morfológica”. “Podemos hablar de entre un 20% y un 30% menos de lo previsto”, señala.

En cuanto a precios, estima que en fresco están como el año pasado y en la industria son “irrisorios; en concreto, y a 6 céntimos el kilo de naranja para industria, no hay mercado; cuesta mucho más trasladarla que lo que nos pagan por ella”.

El Observatorio de Precios y Mercados comenta que en general, el año ha transcurrido con una climatología seca, con pocas lluvias y, aunque no han existido periodos prolongados de elevadas temperaturas durante el verano, las altas temperaturas diurnas y la baja humedad registrada durante los meses de abril y mayo, han afectado negativamente al periodo de floración y con ello a la producción del cultivo. Mientras que, las elevadas temperaturas nocturnas, aumentaron la respiración de las plantas, reduciendo la acumulación neta diaria de biomasa. A esto se une que muchas plantaciones citrícolas andaluzas vienen con el desgaste acumulado como consecuencia de una mayor prolongación de la carga de fruta en el árbol durante la campaña 2018/19, causada por una bajada continua de las cotizaciones medias en el mercado durante la misma.

La falta de lluvias ha obligado ha incrementar los riegos en muchas zonas

Como resultado, se espera un menor volumen de producción en la campaña 2019/20 y un menor calibre de la fruta en algunos casos. Por otro lado, en determinadas zonas de producción más cálidas, el inicio de campaña se está viendo marcado por la ausencia de humedad y de contraste térmico durante las noches, afectando de forma directa al envero de la fruta y teniendo como resultado un retraso en el comienzo de la campaña, que llegar a ser de hasta 20 días en aquellas provincias de clima más cálido.

En otras zonas de producción de las provincias de Córdoba y Sevilla, la bajada de las temperaturas nocturnas de los últimos días parece estar acelerando el ciclo de la fruta de variedades como las Salustianas. En lo que respecta a la calidad del producto, resaltar una mayor presencia de destrío en la producción de las primeras naranjas del grupo Navel, como consecuencia de una mayor presencia de rajado y de doble ombligo en la fruta.

La fruta abierta o rajada es consecuencia de los cambios bruscos de temperatura registrados al comienzo del verano y una falta de calcio, que provoca una rotura de la piel de ésta. No obstante, las lluvias caídas en los últimos días están favoreciendo el engorde o el calibre de la fruta en árbol. Por otro lado, en determinadas zonas del levante andaluz la fruta se ha visto dañada también por pedrisco y rameado.

Sevilla continuará siendo la principal provincia productora de cítricos, seguida de Huelva y Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios