BMI: Bajonazo Masivo de Imp… ostores

La anunciada "bajada masiva de impuestos" ya es la primera mentira oficial del Gobierno

Susana Díaz, líder del PSOE-A, saluda a Carmen Crespo, consejera de Agricultura. Susana Díaz, líder del PSOE-A, saluda a Carmen Crespo, consejera de Agricultura.

Susana Díaz, líder del PSOE-A, saluda a Carmen Crespo, consejera de Agricultura. / Julio Muñoz / Efe

1

No es un mero formalismo dar un margen de 100 días a un nuevo Gobierno. Parece absurdo examinarlo día a día en sus primeros días, medida a medida; de modo que ése es un plazo razonable para una primera reválida con cierta perspectiva. Pero, desde luego, hay gestos que marcan tendencia. En menos de tres semanas ya ha aparecido el gran mantra: la herencia recibida. O lo que el presidente Moreno llama "herencia envenenada". Y sirve, claro, de coartada para anunciar el incumplimiento de su promesa estrella: no habrá BMI. La herencia recibida impedirá bajar impuestos. Ah, ¡la herencia recibida! En 18 días, sin datos, sin las auditorías, ya se ha establecido que impedirá cumplir lo prometido. Moreno se está haciendo un Rajoy. El marianismo quedó marcado porque, tras anunciar su propio BMI, subió todos los impuestos y tasas. Sesenta y tantos. De momento, Moreno sólo ha bonificado Sucesiones a los más ricos, aquellos que hereden más de un millón por barba. Para los demás pinta un horizonte negro. A ver, ¿de verdad se han enterado ahora de la herencia? Si es así, quizá no merecían gobernar. Era de dominio público, incluso esos 5.000 millones que el vicepresidente menciona sin datos, al buen tuntún de los titulares… cuando ellos hacían sus promesas. Moreno, para evitarse la vergüenza interminable de Rajoy durante años, parece haber entendido que más vale una vez colorado: "Si dijera que lo voy a hacer [bajar impuestos] estaría mintiendo". Bueno, la BMI ya es la primera mentira oficial de este Gobierno, que aún tiene 82 días para reconsiderar si va a justificarse en la herencia o va a presentar un plan para sus compromisos.

2

Precipitadamente se ha estrenado ya la fase ahora sí/ahora no. Ahora sí se reclama la financiación, que para el PP antes no urgía. Ahora no se da margen para sacar los Presupuestos, que el PSOE en septiembre difería electoralmente. Ahora sí valen las ayudas de vivienda, que antes criticaban PP y Cs. Ahora no… En el baile de máscaras, como en las saturnales, se han invertido los papeles: quienes hacían oposición a cara de perro, ahora se justifican en la poltrona del poder; y quienes se justificaban en la poltrona del poder, ahora hacen oposición a cara de perro. Van a verse muchas imposturas entre cómicas e impúdicas. Una de las imágenes de la semana es el gesto desencajado del portavoz, Elías Bendodo, respondiendo a una buena pregunta de una buena periodista sobre las ayudas para vivienda a los altos cargos que ellos antes censuraban... El portavoz acabó en tartavoz. Ahora sí están a favor. Y no se trata de que hayan evolucionado, porque en tres meses no se evoluciona; sencillamente admiten haber hecho oposición sin escrúpulos. Cuando ahora dicen que criticarlos es demagógico, de hecho están admitiendo que ellos hacían demagogia y que así han llegado al poder. Vaya autorretrato cuando sólo llevan 18 días. Claro que los grandes cambios son siempre el momento estelar de los demagogos.

3

Susana Díaz pide a los suyos activismo en las redes, alentando a bajar a esas trincheras a recuperar votos. Se intuye un mea culpa: la confianza en la victoria les hizo descuidar también ese frente, que de Trump a Bolsonaro se ha convertido en prioritario para el éxito. Lo de hacerlo "desde la verdad, el respeto y la responsabilidad" ya es otro cantar. Ahí se libran batallas más propagandísticas. Esta semana ha sucedido con el cribado de cáncer de colon. El Gobierno andaluz ha anunciado, con mucho tachintachán, la implantación de algo ya implantado; y la oposición ha replicado como si funcionara a tope algo que sólo funcionaba al tran-tran. Todos mienten en parte, como suele suceder en estos duelos digitales. Claro que quizá no sea necesario inventar frentes de batalla en las redes, porque la realidad ya proporciona sobradamente material. Ahí está Vox presidiendo la comisión de Memoria Histórica, que dará días de gloria. Se intuye que la izquierda, aunque luego haya rectificado al verse en evidencia, permitió eso en el reparto a sabiendas de que agudizará las contradicciones de Cs e incluso PP. No va a faltar sesión sin provoxcación… y frases que llevarse a Twitter o a Facebook. Más madera en las redes. En la campaña, Moreno anunció “un cambio de gestión del sistema sanitario” y su fichaje estrella resulta que es un experto en despidos masivos. Se lo están poniendo fácil a los activistas. Y el PSOE puede acabar aprendiendo que es innecesario entregarse a la propaganda, porque no hay nada más corrosivo que la verdad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios