Financiación autonómica

El acuerdo de financiación se vuelve en contra de Díaz y el PSOE

  • La oposición tacha de "bofetón" la paralización de la reforma anunciada por Pedro Sánchez.

Susana Díaz, en un acto. Susana Díaz, en un acto.

Susana Díaz, en un acto. / EP

Comentarios 5

El acuerdo de financiación autonómica se le ha vuelto en contra al PSOE andaluz y al Gobierno de la Junta. Su ideóloga, María Jesús Montero, vio ayer en el Senado como Pedro Sánchez acababa con una de las prioridades políticas de Susana Díaz. La ministra de Hacienda estaba llamada a pilotar la reforma del sistema de financiación y, por el momento, se limitará a sentarse con los distintos gobiernos regionales para pactar mejoras puntuales. Tendrá que verse con su sucesor en Torretriana, sede de la Consejería de Hacienda, Antonio Ramírez de Arellano, que ya ha dicho esta mañana que la negociación bilateral no es la fórmula más adecuada para acabar con la infrafinanciación de Andalucía.

La propia Susana Díaz se ha pronunciado al respecto y ha pedido al Gobierno “sensibilidad” para que a Andalucía lleguen los 4.000 millones de euros que, según el acuerdo pergeñado por Montero, necesita para poder hacer frente a la financiación de los servicios básicos. La presidenta de la Junta espera que el presidente del Gobierno le aclare la nueva situación en la reunión que mantendrán “a finales de junio o a principios de julio”, pero ha revelado que ya mantiene contactos con quien fuera su consejera de Hacienda.

El varapalo a los intereses del Gobierno andaluz no ha modificado ni un ápice sus reclamaciones. Ramírez de Arellano no ha tardado en exigir a Sánchez que aborde “a la mayor brevedad” y “en una discusión abierta a todos” la reforma del modelo de financiación autonómica. El consejero de Hacienda esgrime el acuerdo alcanzado en el Parlamento para defender sus reclamaciones. Es el mismo argumento al que se agarra el resto de la oposición en Andalucía, incluso quienes no firmaron el pacto.

“Andalucía se ha vuelto a quedar en la cuneta y Susana Díaz se ha quedado huérfana de padre y madre”, ha dicho Juan Marín. El portavoz regional de Ciudadanos fue uno de los dirigentes más refractarios a sumarse al acuerdo y ahora muestra sus dudas sobre el modelo bilateral que defiende Pedro Sánchez para intentar satisfacer a las comunidades infrafinanciadas. “Me echo a temblar”, ha dicho antes de preguntar a la presidenta de la Junta si “ahora va a decir que es Pedro Sánchez quien maltrata a Andalucía”.

Más contundentes son en el PP, donde califican el anuncio de Sánchez como “un bofetón a los andaluces en la cara de Susana Díaz”. La portavoz parlamentaria del PP, Carmen Crespo, tiene clara la razón del cambio de postura: “No puede dar más dinero a Andalucía porque tiene que pagar favores a los indepedentistas y los separatistas”. Además, Crespo cree que la decisión de paralizar la reforma de la negociación es un nuevo episodio de las desavenencias entre el jefe del Ejecutivo y la presidenta de la Junta, a quien ha acusado de pasar “de la exigencia al conformismo”.

Carmen Crespo. Carmen Crespo.

Carmen Crespo. / josé manuel vidal / efe

“El PP estuvo, está y estará”, ha dicho la dirigente popular sobre la postura de su partido en el acuerdo de la financiación. Ha anunciado además que el líder del PP andaluz, Juanma Moreno, comenzará ahora una ronda de contactos con los agentes sociales para abordar la situación de Andalucía ante el cambio. En Podemos apuestan por una reunión de los partidos firmantes del pacto de financiación, es decir, todos los del Parlamento excepto Ciudadanos.

Carmen Lizárraga, la portavoz económica del partido morado, trabajó mano a mano con Montero para armar el acuerdo de financiación, y se pregunta ahora cómo “había tiempo para Rajoy y no le da tiempo a Sánchez”. Como Crespo, la dirigente de Podemos recuerda que el informe de los expertos sobre la reforma ya está listo, por lo que ha pedido a la ministra de Hacienda la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) porque, a su juicio, una negociación bilateral con cada región puede ser “un escenario de los juegos del hambre”.

“Con el PSOE en el Gobierno, el principio de igualdad entre todos los españoles está garantizado”, ha dicho Mario Jiménez. El portavoz parlamentario socialista se ha mostrado contenido, aunque sin renunciar a la reclamación de un nuevo modelo de financiación autonómica negociado en el marco del CPFF. “Confiamos en que se produzca el diálogo”, ha asegurado Jiménez, que ha emplazado a la mencionada reunión que mantendrán Sánchez y Díaz en las próximas semanas y ha aludido también a las conversaciones entre la ministra de Hacienda y el consejero Ramírez de Arellano. Sin embargo, el dirigente socialista ha criticado el “cinismo” del PP por sus reclamaciones después de siete años de gobierno de Mariano Rajoy sin remodelar una finanicación que caducó en 2014.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios