Andalucía

La Junta admite que el colapso de la atención primaria durará "largo tiempo"

  • La Consejería de Salud prepara ya el plan de contingencia para un escenario de 4.500 ingresos por Covid-19

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre (c), en su escaño rodeado de informes al inicio de la sesión de control al Ejecutivo hoy en el Parlamento de Andalucía en Sevilla El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre (c), en su escaño rodeado de informes al inicio de la sesión de control al Ejecutivo hoy en el Parlamento de Andalucía en Sevilla

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre (c), en su escaño rodeado de informes al inicio de la sesión de control al Ejecutivo hoy en el Parlamento de Andalucía en Sevilla / EFE/Julio Muñoz

Las colas en los centros de salud y las llamadas sin respuesta al teléfono de Salud Responde serán una realidad en Andalucía "durante largo tiempo", según admiten fuentes próximas al Gobierno andaluz. La pandemia de coronavirus, sobre todo en esta segunda ola, ha golpeado duramente a la puerta de entrada al sistema sanitario público, que no se había recuperado del todo de los efectos de la crisis económica de 2008.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, durante su intercambio con Susana Díaz en la sesión de control en el Parlamento, ha asegurado que la inversión en primaria desde 2018 se ha incrementado en un 10%, pero también ha reconocido que hay un problema importante para encontrar médicos. "Hemos agotado las bolsas", ha revelado el jefe del Ejecutivo en el Pleno antes de recordar a la líder del PSOE que la escasez de profesionales no es un fenómeno novedoso.

Antes de que el Covid-19 truncara los planes de los Gobiernos de todo color y administración, el consejero de Salud y Familias anunció un plan de retorno de los médicos que habían emigrado durante la crisis a países como Francia o Inglaterra en busca de mejores sueldos y contratos estables. La pandemia congeló esos planes y ahora la Administración sanitaria ficha a facultativos "recién licenciados". "Vamos detrás de las facultades como un pedigüeño", admiten fuentes del Ejecutivo autonómico. 

Para paliar esta falta de profesionales la Consejería de Salud y Familias contempla seguir los pasos dados por el Gobierno de la Comunidad de Madrid y pedir al Ministerio de Sanidad permiso para contratar a médicos extranjeros, siempre que sus títulos estén homologados con los europeos y puedan ejercer en la región. Desde el Ejecutivo andaluz no dan todavía una cifra de las necesidades de personal que tienen, pero reconocen que los próximos meses serán complicados. 

La Atención Primaria es, desde el inicio de la pandemia, la primera trinchera contra el Covid-19, pero su importancia fue en aumento desde primeros de mayo. El protocolo establecido por el Gobierno central -en teoría con el aval de las regiones- endosó a los centros de salud la labor de rastreo y primer diagnóstico del coronavirus. 

En teoría, una persona con síntomas compatibles con el virus debe ponerse en contacto con su centro de salud y en las primeras 48 horas tendría cita para hacerse una PCR. Esto no ha sido siempre así y los sindicatos y usuarios llevan semanas alertando de la dificultad que tienen para ponerse en contacto con su centro de salud, ya sea por teléfono o a través de Salud Responde.

El problema de la falta de reactivos de las PCR

La falta de respuesta se tradujo en las colas que se vieron en los ambulatorios desde primeros de septiembre. Ya ello hay que sumar el retraso en la comunicación del resultado de las PCR, algo que la Junta achaca a la falta de reactivos. Esta situación ya se dio en los peores momentos de la primera ola de la pandemia, aunque la Junta asegura que hace ahora más pruebas que nunca y confía en aliviar a sus laboratorios con los dos millones de pruebas rápidas de antígenos que ha adquirido la Consejería de Salud y que permiten detectar el SARS-CoV-2 en 15 minutos con una fiabilidad superior al 93%.

Mientras tanto el Gobierno andaluz insiste en que la situación todavía no hace aconsejable tomar medidas de restricción de la movilidad. En la localidad sevillana de Casariche la incidencia supera la tasa de 3.000 casos por cada 100.000 habitantes y la Consejería de Salud empieza hoy un cribado para detectar casos asintomáticos que, como recuerdan desde la Junta, son mayoritarios.

El canario en la mina de esta pandemia, según el Ejecutivo andaluz, está en la presión hospitalaria. Susana Díaz recordó en el debate con el presidente que en la última semana se ha batido varias veces el record de contagios diarios, pero la Junta no hará confinamientos parciales si no crece el numero de hospitalizados, que lleva varios días por encima del millar.

El plan de contingencia actual contempla un escenario de 3.000 hospitalizaciones, algo asumible por el sistema sanitario autonómico. Moreno reveló que se trabaja ya en un plan para 4.500 ingresos, muy por encima de lo que hubo en la primera ola. Fuentes próximas a la Presidencia de la Junta aluden incluso a una estrategia en una segunda ola con 6.000 hospitalizados. “En ese caso estariamos confinados como en abril y la situación en España sería un caos”, reconocen esas mismas fuentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios