Andalucía

PP, Cs y Vox tumban las comparecencias de consejeros en el Parlamento solicitadas por la izquierda

  • Javier Imbroda no dará explicaciones por la situación de los interinos, que se han manifestado en la puerta de la Cámara

  • La polémica campaña de la violencia de género de la Consejería de Igualdad, tampoco se abordará en el Parlamento

Una interina se manifiesta frente al Parlamento de Andalucía. Una interina se manifiesta frente al Parlamento de Andalucía.

Una interina se manifiesta frente al Parlamento de Andalucía. / Eduardo Briones / EP

Cambio de papeles en el Parlamento andaluz en el primer verano del cambio. Ahora son los socialistas los que levantan la voz porque el Gobierno bipartito –la mayoría que lo soporta en la Cámara, en realidad– no permitirá comparecencias en el periodo inhábil para la actividad legislativa del mes de agosto.

El propio Sergio Romero, portavoz de Ciudadanos, ha recordado este miércoles a los representantes el PSOE que “nunca quisieron” debates estivales en su etapa en San Telmo. No los habrá, de momento, en 2019, toda vez que PP, Ciudadanos y Vox han hecho hoy valer su mayoría en la Cámara para impedir las seis comparecencias que había solicitado el PSOE.

Los nuevos tiempos se notan también en la naturaleza de las comparecencias solicitadas por el principal grupo de la oposición, aunque hay cosas que no cambian. Entre las seis tumbadas este miércoles por el bloque del centroderecha estaba la petición de explicaciones sobre las carencias del Plan de Verano del SAS.

El PP hizo oposición durante años sobre el caballo de batalla de las batas blancas y ahora el PSOE hace lo propio, apoyado por Adelante Andalucía. “Han venido a embarrar”, ha afeado a los socialistas Dolores López durante la reunión de la Diputación Permanente celebrada en la Cámara.

El consejero de Salud, Jesús Aguirre, no tendrá que comparecer en comisión extraordinaria, como si hizo su antecesora, Marina Álvarez. Tampoco tendrá que hacerlo Carmen Crespo, responsable de las políticas de medio ambiente, en un verano sin grandes incendios, lo que ha provocado que esta clásica petición no figurase entre las reclamaciones estivales del PSOE.

Sí figuraba una petición para que Patricia del Pozo, consejera de Cultura y Patrimonio, sobre unas actuaciones en un monumento calificado como BIC en Córdoba y otra sobre la dimisión de Fernando Francés como secretario general de Innovación Cultural y Museos.

Como sus compañeros de gabinete, se libran de acudir al Parlamento con la canícula los consejeros Javier Imbroda y Rocío Ruiz, dos de los miembros del Gobierno que se han enfrentado a más polémicas desde su toma de posesión. La labor del titular de Educación y Deportes es objeto de críticas por parte de la comunidad educativa casi desde su llegada a Torretriana, sede de la consejería.

El debate ha producido al mismo tiempo que decenas de interinos se manifestaban por el reparto de las vacantes que se ha realizado desde Educación tras las últimas oposiciones. El dirigente de Ciudadanos también corría el riesgo de comparecer por la situación de las escuelas infantiles tras la polémica del precio público que la Junta paga por cada plaza y por la situación de las 73 profesoras que serán despedidas tras recuperar la Junta la gestión de cinco centros.

La última de las consejeras que sale del ojo del huracán es Rocío Ruiz, titular de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación. Tras la polémica de la campaña de violencia de género, la dirigente naranja también se libra de comparecer gracias a la mayoría que ejercen PP, Ciudadanos y Vox.

El cambio también se nota en esta aritmética estival. El verano pasado, cuando los naranjas eran la muleta del Gobierno socialista, se aliaron con el resto de la oposición –que entonces tenía más diversidad ideológica– para fiscalizar la labor gubernamental. Vox, en ese papel de socio parlamentario del Gobierno, es, por el momento, fiel al gabinete que sostiene. Su portavoz en la Diputación Permanente, Ángela Mulas, ha reiterado en varias ocasiones que los temas que se proponían para debatir eran “de gran interés”, pero no “de urgencia”.

No están de acuerdo en el PSOE, cuyo portavoz, Rodrigo Sánchez Haro, ha criticado a PP, Ciudadanos y Vox que “el único argumento utilizado para negar la urgencia” de los debates fue “lo malos que son los socialistas”. Por su parte, el titular de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior, Elías Bendodo, ha defendido que el nuevo Gobierno “nunca” se ha ocultado y que “toda la información que haya que dar se dará”, a pesar de la negación de las comparecencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios