Andalucía

Susana Díaz lo intentará en 2022

  • La ex presidenta de la Junta se ha incrustado como una lapa a su candidatura a la Junta de Andalucía

Susana Díaz y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas. Susana Díaz y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas.

Susana Díaz y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas. / María José López/EP

Pudo haber sido europarlamentaria y haberse tomado cuatro años de vacaciones políticas en Bruselas. Pudo haber sido la presidenta del Senado, pero lo rechazó antes de que Pedro Sánchez se lo ofreciese a Miquel Iceta. Y no va a ser ministra de Defensa en el caso de que Margarita Robles se marche el Tribunal Constitucional. Susana Díaz se ha incrustado como una lapa en su candidatura a la Presidencia de la Junta para 2022, y de ahí no hay quien la mueva con nuevos cargas.

Quienes están cerca de ellas descartan que Pedro Sánchez le haya ofrecido a Susana Díaz un nuevo puesto en Madrid. En una conversación privada que ambos mantuvieron en Moncloa, la anterior presidenta de la Junta fue bastante clara, probaría otra vez a ganar las elecciones en Andalucía y daba por cerrado las guerras internas que ha mantenido con sus secretario general y presidente del Gobierno. Uno de los sanchistas de pata negra, de los de antes de la moción de censura, le inquirió a Sánchez algo así: ¿Pero cómo la vas a dejar viva con las cosas que te ha hecho? A lo que Sánchez respondió: yo también le he hecho unas cuantas.

Pedro Sánchez ya envió el mensaje a la oposición a Susana Díaz dentro del PSOE andaluz, que son más numerosos en los grupos parlamentarios del Congreso y del Senado. El secretario general no iba encabezar una operación de derribo de la ex presidenta, la candidatura debería partir desde dentro, porque Ferraz no iba a promover la salida de una de las pocas líderes regionales del partido que no se han enfrentado a Sánchez durante la pandemia. Frente al aragonés Lambán y al manchego García Page, Susana Díaz no ha puesto en duda la labor del Gobierno central. Otro que fue crítico con Sánchez, el valenciano Ximo Puig tampoco lo ha hecho. De entre todos los presidentes autonómicos, Puig es el que cuenta con una gestión mejor frente al Covid.

Habrá candidatura alternativa a Susana Díaz en el congreso regional, que se celebrará o a finales de 2021 o en el mismo 2022, pero sin red de Moncloa. Para ello hay masa crítica, la ex presidenta se ha ganado a muchos opositores antes de perder la Junta y muchos más después, y el número de avales necesarios es mucho más bajo ahora que en aquellas primarias en las que Luis Planas no llegó a reunir las firmas necesarias. Todos los secretarios generales del PSOE andaluz han contado con una oposición de alrededor de un tercio del partido, así fue con Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Susana Díaz, que aprendió de los problemas que Griñán había tenido en el partido, llegó con una voluntad pactista que le aseguró esa tremenda mayoría en la organización hasta que perdió la Junta de Andalucía. A la ex presidenta le pesó en esa derrota las cuatro décadas ininterrumpidas del gobiernos socialistas, pero sobre todo su aventura en las primarias contra Pedro Sánchez. Todos los ex presidentes socialistas, casi todos los anteriores secretarios generales y el poder económico hizo una apuesta muy sólida por Susana Díaz, quien al final resultó ser más popular fuera que dentro.

La candidatura alternativa a la ex presidenta ha tenido varios nombres, los más importantes fueron los de la ministra María Jesús Montero y del alcalde de Sevilla, Juan Espadas. Montero sigue en la recámara, mientras Espadas ha reconsiderado su salida del Ayuntamiento, seguirá en la plaza Nueva. El jiennense Felipe Sicilia ha sonado en varias ocasiones como un candidato a la secretaría general del PSOE andaluz, no a la Junta, y no se puede descartar aún.

La ex presidenta repetirá como candidata. El PSOE andaluz sostiene que Susana Díaz volverá a ganar las elecciones andaluzas por número de escaños, por lo que llevan meses rehaciendo las relaciones con Izquierda Unida y Podemos. Una de las pocas incógnitas de los próximos comicios en cuanto a participantes es el futuro de Anticapitalista, la formación liderada por Teresa Rodríguez. La roteña no repetirá candidatura conjunta con sus anteriores aliados, que sí tienen problemas para buscar un cartel de peso. 

Pero Susana Díaz necesitará mucho más que el apoyo de las otras izquierdas. El PP de Juanma Moreno parece consolidarse, aunque el futuro de sus socios, en especial, el de Ciudadanos, es más incierto. En la medida que Moreno reciba trasvase de votos de Ciudadanos o de Vox, repetirá victoria. Aunque si algún análisis comparten en San Telmo y San Vicente es que un hundimiento de Ciudadanos es posible y, si eso ocurre, el tablero andaluz quedaría recompuesto, porque la teoría de vasos comunicantes entre los partidos de la derecha no es perfecta en este caso.

  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios