Andalucía

El 93% de los herederos declarados no deben pagar el impuesto de Sucesiones

  • La Junta registra 190.798 liquidaciones hasta el tercer trimestre de 2016, pero sólo 14.055 generan ingresos

  • Las notarías contabilizaron 5.108 renuncias a herencias en el mismo periodo

El presidente del PP-A, Juanma Moreno, en la entrega de 200.000 firmas en contra del impuesto de Sucesiones en abril. El presidente del PP-A, Juanma Moreno, en la entrega de 200.000 firmas en contra del impuesto de Sucesiones en abril.

El presidente del PP-A, Juanma Moreno, en la entrega de 200.000 firmas en contra del impuesto de Sucesiones en abril. / julio muñoz / efe

Comentarios 1

El 93% de los herederos que declararon el impuesto de Sucesiones quedaron exentos del pago, según los últimos datos disponibles de la Agencia Tributaria de Andalucía. Hasta el 30 de septiembre las oficinas de la Junta registraron un total de 190.798 autoliquidaciones, pero sólo 14.055 tuvieron un ingreso asociado. El porcentaje de declaraciones exentas es similar al registrado en el conjunto de 2015, último ejercicio del que se disponen datos completos.

Entre los meses de enero y septiembre, el impuesto de Sucesiones reportó a la administración andaluza unos ingresos de casi 173 millones de euros, un 5% menos que en el mismo periodo del año anterior. Esta cifra sitúa la cuota media liquidada por los contribuyentes en 13.575 euros, unos 300 euros más que la media contabilizada para los tres primeros trimestres de 2015.

Aún es pronto para calibrar el impacto de las modificaciones del impuesto de Sucesiones pactadas entre el Gobierno andaluz y Ciudadanos, cuya primera fase entró en vigor el pasado 1 de agosto. Las estadísticas no computan el número total de liquidaciones en el momento de su presentación, sino las que ya han sido validadas por la Agencia Tributaria de Andalucía tras pasar el control de calidad.

El acuerdo entre socialistas y el partido naranja suponía en primera instancia una ampliación de las deducciones por la herencia de vivienda habitual y elevaba al 99% las reducciones en las explotaciones agrarias. El núcleo de la reforma del impuesto entró en vigor el pasado 1 de enero. En esta segunda fase, se elevó el mínimo exento de tributación hasta los 250.000 euros y se corrigió el error de salto para las herencias comprendidas entre esta cantidad y los 500.000 euros.

Así, se introdujo una reducción de 200.000 euros para las bases comprendidas entre 250.000 y 350.000 euros. Estas medidas tendrán un impacto total de 125 millones de euros en las cuentas del Gobierno andaluz, según las estimaciones de la Consejería de Hacienda y Administración Pública.

El impuesto de Sucesiones constituye una de las claves de la armonización fiscal que persigue Andalucía junto a otras cinco comunidades autónomas en la reforma del sistema de financiación autonómica. Antes de las modificaciones, Andalucía era una de las regiones con uno de los tipos más altos de este tributo, de carácter estatal pero transferido a las comunidades autónomas.

Por ejemplo, un soltero de 30 años que heredara de su padre bienes por valor de 800.000 euros, de los que 200.000 corresponden a la vivienda del fallecido, tenía que pagar 164.049 euros para liquidar el impuesto de Sucesiones, según un estudio del Consejo General de Economistas. En cambio, si estuviera domiciliado en Madrid sólo habría abonado 1.586 euros, cantidad que se reduciría a 134,2 euros en Canarias.

En el caso del impuesto del Patrimonio, las diferencias entre regiones son todavía mayores. La Comunidad de Madrid tiene desactivado este tributo, por lo que un contribuyente con un patrimonio de 15 millones de euros no pagaría nada. En cambio, esa misma persona tendría que abonar 410.655 euros en Extremadura y 331.444 euros en Andalucía.

A estas cifras apela el Gobierno andaluz cuando critica el dumping fiscal de otras comunidades, en particular Madrid, aunque Navarra y País Vasco podrían ser incluidas en el mismo saco por su régimen foral. Además, estas últimas no sólo cuentan con su propia regulación fiscal, sino con un marco legislativo peculiar. Por ejemplo, la nueva Ley de Derecho Civil vasco incluye desde 2015 el principio de libertad civil, que permite desheredar a un hijo sin más requisitos.

Desde el Partido Popular de Andalucía se defiende que la elevada fiscalidad ahuyenta a los contribuyentes, mientras que la Junta minimiza el número de andaluces exiliados a otras regiones por cuestiones tributarias. Lo que sí es incontestable es el incremento del número de renuncias a herencias en las notarías.

Entre 2011 y 2015 aumentaron un 179% en Andalucía, al pasar de 2.443 a 6.829, según los datos del Consejo General del Notariado. Este aumento es notablemente superior al que hubo en el cómputo nacional, que registró en el mismo periodo un más que notable crecimiento del 98%. En cuanto a 2016, sólo están disponibles las cifras de renuncias a herencias en Andalucía hasta el tercer trimestre, que ascienden 5.106, lo que apunta a una estabilización al cierre del ejercicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios