Sucesos

Ascienden a tres los detenidos por emigración ilegal en Marruecos

  • La muerte de una joven marroquí, Hayat B., aviva el debate sobre la salida de jóvenes del país

Comentarios 7

Tres españoles han sido detenidos esta semana en Marruecos por intentar introducir ilegalmente en España a personas procedentes de ese país. Dos de ellos fueron arrestados después de que la Marina Real marroquí tirotease el martes una semirrígida en la que viajaban una veintena de marroquíes, una actuación que le costó la vida a una joven estudiante y dejó tres heridos. El tercero, sin aparente conexión con los anteriores, fue detenido en Tánger por encabezar una red de emigración clandestina y por estafa, según informó la agencia marroquí MAP, al cobrar a un grupo de personas por montar en una patera que nunca zarpó.

Los dos arrestados por el primer incidente, que ha conmocionado Marruecos, son dos hombres, de nacionalidad española e hispano-marroquí, junto a los que se detuvo a un marroquí residente en España. Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores confirmaban que en la misma noche del suceso el Consulado General en Tetuán cursó visita a los detenidos españoles para prestar su asistencia y que permanece en contacto con las autoridades marroquíes para hacer seguimiento de lo ocurrido.

Otras cuatro personas eran detenidas ayer, en este caso por la Policía Nacional en Ceuta, en una operación sobre el tráfico de inmigrantes irregulares en la zona del Estrecho de Gibraltar.

En la madrugada de ayer se confirmaba la muerte de Hayat B. durante el tiroteo, después de que durante las horas que siguieron al suceso los comunicados oficiales obviasen el fallecimiento e incluso algunos medios rectificasen las informaciones publicadas inicialmente en las que ya se hablaba de la muerte de la joven. Su fallecimiento y las supuestas presiones ejercidas para ocultarlo avivaban ayer el debate en Marruecos sobre la inmigración clandestina a la que se suman cada vez más jóvenes marroquíes.

Hayat era una estudiante de Derecho de 20 años que, según reseñan varios medios locales, quiso emigrar a Europa para reunirse con su tía y ayudar a su familia enviando remesas de dinero, tras haber buscado trabajo en Marruecos para compatibilizarlo con sus estudios. Una chica estudiosa, de Tetuán, recoge el portal LeDesk, de la que su entorno nunca hubiera pensado que intentaría dar el salto a España.

Otras tres personas resultaban heridas después de que la Marina Real disparase contra la embarcación en la que intentaban cruzar el Estrecho, una semirrígida de las utilizadas habitualmente para el narcotráfico, al no obedecer el piloto su orden de parar. Se trata de dos hombres de Tetuán, (uno herido en el cuello y otro en el muslo) y otro de Alhucemas, con daños graves en una mano.

Lo ocurrido pone de relieve la situación que viven los jóvenes marroquíes, que cada vez llegan en mayor número a la Península. Desde hace ya un año, fuentes policiales españolas han detectado una gran proporción de marroquíes (entre el 17 y el 20 % del total) entre los migrantes llegados de forma irregular a España, pero este mes de septiembre, sin cifras todavía disponibles, es previsible que esa cifra crezca exponencialmente.

En los últimos días la situación se había agravado, con cientos de personas desplazándose las playas del norte del país durante varias noches ante el rumor -propagado principalmente por las redes sociales- de la inminente llegada de pateras que transportan a los migrantes de forma gratuita. En uno de los múltiples vídeos que estos días han circulado en las redes, se ve a cientos de jóvenes en la playa de Martil -precisamente la misma zona donde la lancha fue tiroteada- a la espera de la llegada de una embarcación mientras gritan "El pueblo quiere patera gratis".

Los medios locales atribuyen esta reciente explosión en el tráfico de pateras a diversas razones políticas (la situación en el Rif) o económicas (alto desempleo juvenil), a las que se añade el sorpresivo anuncio el pasado agosto del servicio militar obligatorio para todos los jóvenes, hombres y mujeres, de entre 19 y 25 años.

Los campos de fútbol, terreno de expresión privilegiada del descontento juvenil, son tribunas donde se corean cánticos contra el servicio militar y la situación social. Este clima de descontento social está siendo amplificado en las redes sociales, donde se pueden leer críticas hasta hace poco impensables contra los símbolos de la patria, incluido el rey Mohamed VI.

El gobierno marroquí ha minimizado hasta ahora el alcance de la "hrig", palabra que en los países del Magreb designa la emigración clandestina, asegurando que de los 54.000 intentos de salida abortados en los primeros ocho meses del año, la mayoría eran subsaharianos y los locales "solo" sumaron 7.200 personas. Los disparos de la Marina Real marroquí parecen mostrar la intención de Rabat de atajar la salida de pateras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios