II Premio Federico Joly |Inés Arrimadas La mujer valiente a la que el entorno hostil no amilana

  • José Pedro Pérez-Llorca detalla los méritos de la premiada y llama a retomar la convivencia en una Cataluña plural

Hernán Cortés, durante su intervención.

Hernán Cortés, durante su intervención. / Reportaje gráfico: Julio González, Jesús Marín y Lourdes de Vicente

José Pedro Pérez-Llorca, el presidente del jurado del II Premio Federico Joly, no pudo estar en el acto del lunes en el Parador. Su obligación de estar en la mañana de ayer, junto al rey Felipe y toda la Familia Real, en un acto conmemorativo del aniversario de la actual Constitución española impidió su presencia en el acto de entrega del galardón. Pero suyas fueron las palabras de exaltación de la galardonada, que se encargó de leer en su lugar el pintor gaditano Hernán Cortés, también miembro del jurado que concede el premio.

Tras lamentar no poder estar en esta ocasión, las palabras de Pérez-Llorca resaltaron, ya de inicio, que “Constitución e Inés Arrimadas son dos palabras que provocan una asociación de ideas que entusiasmó al jurado de entrada”. Para Pérez-Llorca, la jerezana que ha conquistado Cataluña es una “gaditana que ha soportado intolerables descalificaciones e insultos en la tierra catalana y por parte de la cerril, cateta y aldeana intolerancia”.

Por eso, no dudó en calificarla de “mujer valiente y preparada con una gran capacidad dialéctica y oratoria a la que un entorno hostil no ha amilanado”, sino que “se ha dejado la piel por sus ideas y principios, que defiende con pasión y eficacia”, lo que le ha permitido enfrentarse a la “energumenia, con una habilidad que muchos no toleran”.

Según las mismas palabras de Pérez-Llorca, esta ha sido tal vez la principal contribución de la catalana-jerezana, la de actuar como “catalizador, por su arrojo y fidelidad a los principios constitucionales” para que “la mayoría se haya cansado y salido a la calle”, lo que también la convierte en “indudable acreedora” a este Premio.

Con toda la autoridad que otorga a Pérez-Llorca su condición de prestigioso jurista y ponente de la Constitución española de 1978, abogó por la necesidad de volver a la convivencia, y de reconocer que “Cataluña es tan plural como España”. “La convivencia en Cataluña no puede fundarse sobre una ficticia unidad”, sino más bien “sobre la aceptación de la diversidad”. “Es necesario que el mayoritario sector no nacionalista sea reconocido y aceptado. Lo esencial es exigir que se vuelva a la convivencia bajo el imperio de las leyes”.

Afirmaba Pérez-Llorca en sus palabras que los llamados “els altres catalans son la otredad del nacionalismo, y si no se reconoce esto, no habrá concordia”, lo que adobó con una evidencia reveladora y reconciliadora: “No tenemos que gustarnos unos a otros”. Sin embargo –resaltó– “dada la enormidad de lo que nos jugamos, los constitucionalistas deben defender sus ideas”. “No es el momento de los tiquismiquis –concluyó– sino de estimular a los que defienden esos principios que compartimos. “Por todo eso y por sus especialísimas cualidades se otorga a Inés Arrimadas este premio”, concluyó Pérez-Llorca.

Antes de la entrega del premio, precisamente, el secretario del jurado, David Fernández, director de Diario de Cádiz, leyó el acta en la que se detallan los méritos de la jerezana que ha conquistado Cataluña por los votos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios