Bienal

‘El Indiano’ difumina las fronteras

  • David Morales presenta esta noche en el Teatro Central su particular homenaje a los bailes de ida y vuelta con un espectáculo que cuenta con la colaboración del músico Javier Ruibal y la bailaora Rosario Toledo

Un bache del puerto de Cádiz, un bache que hoy en día no encontraríamos en la Tacita, funciona como punto de encuentro de las culturas flamenca e iberoamericana. El Indiano retorna a su hogar desde la otra punta del Atlántico para recrear lo perdido, lo ganado y lo soñado en un espacio donde se difuminan las barreras. “Con la música, con el flamenco, también se puede decir no a las fronteras. Se puede utilizar la música como espejo donde reflejar esa destrucción de fronteras”, el bailaor David Morales pormenorizaba el ideario del espectáculo que esta noche se presenta en el Teatro Central en el ocaso de la programación de la XV Bienal de Flamenco de Sevilla.

Con El Indiano, el bailaor de la Línea de la Concepción (Cádiz) homenajea a los bailes de ida y vuelta con “un diálogo” entre los sones de dos continentes hermanos. “Es una coproducción con la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco donde se ha  volcado el esfuerzo de muchas personas”, explicó Morales en la presentación a la prensa de la obra, donde estuvo acompañado del director de la Bienal, Domingo González, el director de El Indiano, Julio Fraga y  de la cantaora Rocío Bazán.

“Todo parte de una idea original del investigador Gabriel de Molina, un proyecto que nace con el espíritu de homenajear a esas músicas que viajaron de un lugar a otro cambiándose y volviéndose distintas en cada trayecto”, apuntó Morales que, en esta ocasión, ha contado con la colaboración del cantautor Javier Ruibal, de los coreógrafos Javier Latorre y Úrsula López, y de la bailaora Rosario Toledo, que actuará como artista invitada.

Será la gaditana su partenaire en temas como el vallenato La gota fría o  Juan Talamera, que se retorcerán más flamencos. Alegrías, soleá, un zorongo, con el que se inicia el espectáculo, y colombianas serán algunos de los estilos que integran un montaje donde Morales encara las diferencias de las vidalitas –bailará dos, una flamenca y otra uruguaya– , las milongas –la flamenca y  la argentina–  y las guajiras, “que apenas se parecen pues en Cuba se arrimaron más al son y aquí se  la llevaron al terreno de la nostalgia”, diferenció el bailaor, que alabó el papel de Ruibal, que versionará los tangos Volver y Ausencias.

“El Indiano viaja y huye de las Américas. Y cuando vuelve ve lo que ha perdido, lo que ha dejado allí y su soledad”, desgranó el director escénico que adelantó que Morales “recordará en ese bache a tres mujeres, la que tenía en Cádiz, la que dejó en las Américas y la soñada”.

La cantaora Rocío Bazán  habló sobre “la parte musical” de un espectáculo que cuenta con las guitarras de Paco Javier Jimeno y Óscar Lagos, el contrabajo de Manuel Calleja, el piano de Alberto Miras, la percusión de Javi Ruibal y el cante de José El Ecijano, Jesús Corbacho y la propia Bazán, enumeró.

“Esta obra es un espectáculo mestizo, muy festivo y para todos los públicos”, resumió el bailaor que, aunque presentara el montaje el pasado abril, siente este pase por la Bienal “como un nuevo estreno”.

‘El Indiano’. 21:00. Teatro Central.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios