Cultura

Reflejos de la mejor Pagés

A veces, como se ve en la poesía, lo más íntimo, lo más personal, es también lo más universal. Es lo que sucedió anoche en el teatro Maestranza. Esperábamos un tú a tú con María Pagés y nos lo encontramos, por supuesto, pero tan lleno de experiencias, de nostalgias, de músicas, de poemas... que acabó por convertirse en un precioso espectáculo que todos disfrutamos con los sentidos y con el corazón.

Siempre hay momentos en la vida, sobre todo al final de algunos períodos, en que hay que ser ser egoísta y hacer algo para uno mismo. Y a María Pagés, siempre atareada con su compañía, con sus hermosas escenografías, con la realización de sus ideas coreográficas, le llegó ese momento justo cuando el mítico Barysnikov -casi nada- la invitó a su Centro neoyorkino y le encargó, sencillamente, algo personal.

Así nació este Autorretrato que anoche se estrenó a nivel nacional. En él, la sevillana se ha mirado con calma al espejo y, de algún modo, ha hecho una especie de balance, para sí misma y para los demás, de toda su trayectoria personal y artística. El espectáculo es, pues, sobrio e intimista de planteamiento, aunque tan rico en contenidos que acaba por implicar en la escena, de forma suave y sin alardes, como quien no quiere la cosa, a quince artistas entre músicos y bailaores.

María aparece igualmente sobria, sin flores ni peinetas. Sólo una trenza y eso sí, un maravilloso vestuario que parte del negro para subir gradualmente hasta el color y que potencia su ya estilizada y sensual figura. Dentro de esa intimidad, que se crea especialmente con la iluminación, todo fluye sin obstáculos, llenándose poco a poco de matices y de tonos diferentes. En medio de todo, María está sencillamente inmensa. Con su baile estilizado de pájaro a punto de levantar el vuelo, baila y baila con placer. Flamenco, por farrucas -magníficamente acompañada por su elenco masculino-, martinetes, tientos tangos, alegrías... y pura danza con los poemas de Saramago de fondo -uno en la voz del propio escritor y otro en la suya propia-, y en las Nanas de la Cebolla, que retoma y reinventa de forma admirable. Luego nos da una lección de castañuelas y de humor en unos hilarantes tanguillos (homenaje también a los ajetreados viajes de su compañía) y dedica guiños a sus trabajos anteriores. A La tirana, con el juego de cuadros, con los encantamientos del espejo que te devuelve tu imagen y te persigue, o te devuelve otra, alguien diferente. A Banana Republic, su espectáculo más visto, a Canciones antes de una guerra... Al final, juega con un impresionante mantón de flecos dorados has ta que el público, su público de Sevilla, se le entregó sin condiciones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios